*Video: “Si no me escuchan vamos a ir con un grupo de gente a pedir que lo saquen”

Familiares de joven de Sebastián “Papacho” Miño, que falleció en el año 2016 producto de un accidente de tránsito, piden quien lo atropelló no dicte clases en los colegios en donde se desempeña como docente.

“Esta persona venía borracha y drogada con las luces apagadas”, explicó Gisele Miño, hermana del joven atropellado. Y continuó: “Tres cuadras llevó la moto abajo” y “mi hermano queda en el parabrisa, mi hermano y el cuerpo va como 10 mts. golpeando arriba y al acompañante lo despide hacia adelante y la moto queda abajo”.

“Lo abandonó, cuando encontré a mi hermano estaba agonizando en el piso, hecho pedazo”, sostuvo luego.

Sobre la carta dirigida a las autoridades del Colegio Nuestra Sra. del Socorro, que lleva el pedido que no le sea permitido dictar clases (ver abajo), expresó: “La llevé pero no me la quisieron recibir porque decían que tenía que haber una autoridad legal para firmarla”.”Fui el miércoles y me dijeron que el cura no la había leído, que me iban a llamar para ver si me podía dar una audiencia”.

Y sentenció: “Si no me escuchan vamos a ir con un grupo de gente a pedir que lo saquen”, “la sociedad no puede permitir esto”, manifestó.

La misiva:

“San Pedro, 27 de abril de 2018.-

Colegio Nuestra Sra, Del Socorro A quien corresponda Presente :

A dos años que se cumplen del asesinato de Claudio Sebastián Miño (10/01/89-22/05/16), sus familiares seguimos con nuestro reclamo de justicia y pedimos conciencia a la comunidad. El responsable del crimen es José Mario Sánchez, docente, DNI 30.050.546, quien conduciendo alcoholizado y luego de matar a nuestro Claudio y arrastrar cientos de metros la moto en la que era llevado de acompañante, huyó de la escena del crimen, abandonandolo agonizante sin brindar asistencia ni dar aviso de lo sucedido a nadie,

De manera que, de no haber sido denunciado al día siguiente por hallarse su vehículo destrozado en su parte delantera, José Mario Sánchez habría ocultado su autoría, demostrando ser una persona capaz de vivir tranquilamente sin ser consciente de sus hechos y las consecuencias que su accionar ocasionó en nuestras vidas. Sin sentir culpa, ya que en estos dos años ni una sola palabra ha pronunciado a su familia que día a día lloramos y recordamos a “Papacho”.

Los familiares de víctimas de tránsito estamos acostumbrados a que la justicia no sancione con la rigurosidad que merece quien quita la vida a otro, pero no esperábamos que representantes de las comunidades educativas ignoren estos hechos y mantengan como si nada a estos asesinos al volante al frente de estudiantes que necesitan no solo conocimientos sino también valores.

No se puede transmitir valores que no se tienen, ni inculcar responsabilidades que no se sienten El asesino de nuestro hijo, nuestro hermano, nuestro amigo, nuestro vecino, nuestro integrante de esta comunicada, en definitiva el asesino de Papacho carece de valores que los maestros deben transmitir. Nos sorprende que el Sr. Carlos Miri, como responsable del Instituto Nuestra Señora del Socorro, cuya enseñanza debiera estar consagrada en los valores cristianos, permita a José Mario Sánchez seguir transmitiendo a su alumnado el ejemplo de la impunidad. José Mario Sánchez no solo ha violado el mandamiento cristiano de “no matarás” sino que jamás ha mostrado hacia esta familia en más mínimo arrepentimiento, no solo por haber matado a Claudio, sino también por haberse decidido a conducir ebrio, por no detenerse

en momento de producir el impacto y por haber huido de la escena del crimen con el propósito de no ser identificado.

Como creyente que somos, sabemos que la justicia que el hombre no hace, la impartirá Dios, a eso es lo que se llama Justicia divina, y de esa ni José Mario Sánchez ni ningún otro puede escapar.

Familiares y amigos de Sebastián Miño (Papacho)”.

Sebastián junto a su hermana
Sebastián junto a su hermana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *