*Video: Se reencontraron con su hermano después de 17 años

Tres hermanas participaron del concurso “Donde tus emociones toman vuelo”, una de ellas resultó ganadora y esto posibilitó que pudieran  volver a abrazar a su hermano.

Se trata de una campaña que lanzó Aeropuertos Argentina 2000 en diciembre, con el objetivo de hacer visibles historias reales que suceden en los aeropuertos. Los spots televisivos de la campaña, fueron filmados en Córdoba, Ezeiza y Mendoza, tres de los aeropuertos más grandes del país, debido a la cantidad de pasajeros. Allí tres familias se reencontraron, después de mucho tiempo, con sus seres queridos.

“Somos 3 hermanas que participamos por el mismo sueño entre 2500. Una de nosotras salió ganadora y así pudimos abrazar a nuestro hermano Andrés después de 16 años sin vernos”, contó Zulma Pucurull a Canalweb San Pedro.

Pidieron reencontrarse con su hermano Andrés, al que no volvió a ver tras su partida a España en el 2003. «Mi hermano emigró en el 2002, un año más tarde regresó por algunos días para cerrar trámites y después de eso nunca pudimos volver a vernos. Mis hijos no lo conocen personalmente, nunca se abrazaron. Es una deuda pendiente que tengo con ellos. Con mis hermanas soñamos ese reencuentro», contó María José (la hermana que gamó finalmente el concurso) cuando completó el formulario.

antes-y-despues

El reencuentro y la emoción tuvieron lugar hace algunos días en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. El reloj digital del hall marcaba 9:40 cuando las puertas se abrieron. «Los minutos previos a que se abra la puerta fueron de una mezcla extraña de sentimientos intensos y lágrimas contenidas. Yo no sabía cómo iban a reaccionar los pequeños de la familia que nunca lo habían visto personalmente, pero nos sorprendieron a todos cuando salieron corriendo para abrazarlo al verlo cruzar la puerta. Fue tan grande la emoción que incluso hay cosas que no recuerdo con claridad, rememoramos el momento todos los días. Nuestra sobrina más grande todavía no tenía 15 años cuando él se fue, y hoy la encuentra ya con 30 años y mamá de una pequeña que lo convirtió en tío abuelo. Cuando pensás en todas las cosas que nos pasan día a día, año a año, y que no pudiste compartir con él, sentís tristeza. Este reencuentro fue sanador para todos», dijo conmovida María José.

La distancia evidentemente duele, deja una herida provocada por el tiempo y los momentos perdidos. «Creo que la fantasía de volver a estar juntos existió siempre de ambos lados, él por querer volver algún día y nosotras (hermanas) por querer tenerlo más cerca. Yo no me iría de mi país, él tuvo que hacerlo por la situación económica, y aunque creo que en parte fue positivo por su historia personal, de haber podido tener la oportunidad de quedarse creo que tampoco hubiese decidido irse», concluyó María, feliz, junto a su hermano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *