Una de las hijas de María Esperanza Fernández contó como fue el fatal hallazgo

El femicidio de María Esperanza Fernández  fue descubierto el domingo pasado en su casa, donde convivía con el sospechoso,  Roberto Ramón Romero. Una de las hijas halló el cadáver envuelto en una frazada y con visibles golpes en la cabeza aplicados con un elemento contundente compatible con el martillo ensangrentado hallado en la escena.

Araceli, una de las hijas contó a través del programa «Crónicas de la Tarde» como fue el hallazgo del cuerpo de su madre:

También se refirió a los trascendidos acerca de un supuesto caso de abuso: «No fue una violación, mi hermana fue a declarar, porque estuvo de acuerdo con eso».

 

La autopsia determinó que la víctima presentaba ocho golpes en el cráneo, con politraumatismos y hemorragia interna, como causa de la muerte y, según la data de muerte, el crimen se cometió entre la noche del sábado y la mañana del domingo.

José Luis, un hermano de la víctima, contó a la prensa local que el sospechoso y la mujer «ya venían peleando hace rato» a raíz de una «situación gravísima» que no quiso develar.

También dijo que seguramente «lo tenía planeado» y contó que luego de haber cometido el asesinato le mandó una grabación a su mamá amenazándola, que ella tenía la culpa, y que se iba a entregar en San Nicolás, algo que no sucedió.

 

Con información de Telam y El Trece.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *