Un niño falleció luego de que fuera pisado por un camión

image

Hace instantes se produjo un accidente fatal en la esquina de las calles Colón y Thorne. Por causas que se tratan de establecer un camión colisionó a un niño que perdió la vida al instante.

Según testigos presenciales el menor se hallaba jugando en la calle, cuando el vehículo lo arrolló.

En el lugar el medico de policía el Dr. José Dubini constató el fallecimiento del menos. Ampliaremos.

Un comentario en “Un niño falleció luego de que fuera pisado por un camión

  • el 30 marzo 2012 a las 14:06
    Permalink

    Sobre el sistema de tránsito. Conceptos arraigados, tradicionales enquistados desde décadas.

    La siguiente nota no niega la acción del control en cualquier orden, pero refiere que hacer hincapié casi exclusivamente en la Rigidez, mediante Control (Inspectorías) para lograr soluciones, es una de las falacias más aceptadas en nuestra sociedad.
    Durante los años 97 – 99 (ver nota adjunta diario La Nación), el autor se desempeñó en conjunto durante la Licitación de empresas privadas para la Cap. Fed. y Córdoba capital para la generación de faltas viales bajo supervisión del Gobierno de Bs As, realizando tareas de Planificación, Control, Logística del Sistema de Tránsito para las licitadoras Autotrol SA y Tal Mar, con UTE: Unión Transitoria de Empresas, usando sistemas radáricos láser de última generación Autovelox y Gatso móviles y fijos para detectar infracciones por exceso de velocidad en: avenidas, autopistas, semiautopistas, rutas, violar luz roja, así como por mal estacionamiento, sus causas y consecuencias.
    Nuestra primera conclusión fue que los sistemas de Control e Inspectorías como eje para lograr impacto sostenible en la sensibilidad del ciudadano buscando cambio en la conducta de la masa social, posee casi nulo efecto a mediano y/o largo plazo.
    Es tan irregular la situación en que se desenvuelve la problemática que hasta gran parte de quienes lideran a nuestra sociedad (decisores, instituciones de seguridad, padres, otros líderes en general…) no comprenden su vital rol ejemplificador y diariamente se los ve transgredir las normas de tránsito.
    Todo esto me lleva a parafrasear que “…Ningún plan en el campo social que se apoye en el sistema imperante de inspectoría (controles) y menos si se hacen mal, resultará efectivo en el mediano o largo plazo para solucionar este flagelo, que ubica nuestra Tasa de Letalidad por accidentología entre los más elevados del mundo con similar parque automotriz.” Citamos que las inspectorías no son más que fuegos de artificio para apaciguar la opinión pública en temas que nuestros decisores no logran solucionar, ya que estas, aun cuando fueran buenas, renovadas, innovadoras y modernas con tecnología de última generación van siempre detrás de los hechos consumados y atiende una porción minoritaria del problema. Como quedó demostrado una vez más luego de la Tragedia de Cro magnon, la inspección “va detrás del problema”, como pudo verse con la clausura posterior de la totalidad de los locales bailables de la ciudad Bs. As. aun siendo previa es inconsistente. La citada tragedia puso de manifiesto en forma patética que el Control mediante inspectoría carece de toda efectividad y eficacia, es permisivo, corrupto, obsoleto, asegura el mantenimiento estadístico del Riesgo, convalida y facilita el retorno periódico y lo más importante no produce cambios de conducta social masivo garantizable, perdurable y heredable en el tiempo acervo: (conducta) para las generaciones venideras . Nuestra idiosincrasia, la falta de: ideas, incapacidad, falta de cooperación interinstitucional, innovación, recursos profesionales, ratifican el error de encarar este problema a través del Rigor. Los sistemas de inspectorías puntualmente llegan tarde, se realizarán aquí o allí y no en los cientos y miles de lugares donde se viola la ley de igual manera. Los hechos pos Cro-Magnon muestran paradójicamente la real tragedia de sobrestimar el Control por sobre las verdaderas soluciones para lograr el bien común y describen tristemente nuestra cultura cívica, nuestra idiosincrasia y escaso y pobre capital intelectual social colectivo que se manifiesta en nuestra pobre exigencia al elegir y exigir a nuestros representantes más y mejores capacidades básicas. El funcionar de nuestras Instituciones, salvo excepciones, es un buen reflejo de esa trágica pobre exigencia cívica. Cuando los organismos responsables equivocan el tratamiento los siniestros seguirán en aumento, y es que nadie puede esperar un final distinto con un tratamiento igual. Contrariando el cuento infantil de “Los tres Chanchitos” los decisores responsables siguen construyendo volubles y volátiles Casitas de Paja o Madera. Un renovado mayor control en el mejor de los casos, detecta la infracción actual, pero en minutos, días, semanas o meses, tendremos un nuevo siniestro en ese u otro lugar.
    Así, lector, luego de leer estas líneas, levantarse y hacer sus quehaceres diarios, al finalizar este día habrán muerto: Estadística: Mediana: 21, Modo: 21, Media: 18 muertes/día, por año: unas 8.000 personas, 1.000 a 1.200 muertes por millón de vehículos, que nuestra querida Patria entierra año a año, mientras nuestras autoridades siguen aplicando más de lo mismo, con más o menos Control, fuerza y rigor conforme al tiempo transcurrido luego de cada tragedia, ignorando o pareciendo ignorar que los instrumentos que aplican, no dan soluciones, dilapidan recursos, ocupan hospitales y finalmente cementerios.
    La pregunta es ¿no porque se dan las 8000 muertes anuales… sino porque no son más las víctimas…?, ¿estamos dispuestos a seguir tolerando que nuestro país se desangre literalmente?

    Dr. Alejandro Raúl García, DNI: 21.674.108, Pte. de la ONG Organización para el Desarrollo del Capital Humano en Forma Sustentable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *