Un hacha del combate se une a la colección de la Batalla de Obligado

Durante varios siglos las hachas fueron un elemento de combate muy utilizado por los diferentes ejércitos del mundo. En los siglos XVIII y XIX se transformaron en armas arrojadizas que cumplían un rol importante en los metros finales antes de un enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Francia poseía una línea de hacheros que llevaba la delantera de sus ejércitos arrojando estas armas que causaban gran daño en los enemigos.

En la misma época comenzaron a utilizarse como elemento de ataque en las fuerzas de abordaje de las flotas inglesas y francesas, entre otras. Así, corsarios, piratas y armadas de varios países usaron el hacha en sus enfrentamientos, tanto terrestres como navales.

En los últimos días, sobre la costa de Obligado, quedó al descubierto un herrumbrado objeto metálico de forma triangular: una pequeña y antiquísima hacha de hierro forjado mostraba su mellado filo entre el barro del río Paraná.

El viejo objeto llegó a las manos de Domingo Novaro, reconocido veterano de la guerra de Malvinas y gran conocedor del río, al que frecuenta como experto guía de pesca.

Novaro, sin dudarlo, acercó el elemento al Museo de Sitio “Batalla de Obligado” para su consideración.

Desde allí se consultó a diferentes estudiosos de armamentos antiguos a los efectos de sumar datos de la pieza encontrada.

Uno de los consultados fue el Prof. Osvaldo Gatto, de la Ciudad de Rosario, eximio fabricante de réplicas de armas antiguas de diferentes épocas.

Gatto comentó que “en estos momentos estoy trabajando para el Museo de la Corbeta Esmeralda de Iquique (Chile), donde entre otras armas estoy construyendo cinco hachas de abordaje, que tienen un ligero parecido a la hallada en Obligado”, una apreciación que nos devela algún detalle de la antigüedad de la pieza.

Por último, el Prof. Gatto expresa que “Más bien creo que se trata de un hacha del tipo de uso múltiple, pero no descarto para nada que haya sido utilizada en combate, puesto que era un arma formidable”.

El hacha, cuya hoja mide unos 17 cm de longitud, con un filo de unos 7,5 cm, presenta las huellas de corrosión lógicas dejadas por el paso de 165 años de historia sobre el hierro que la conforma.

En los próximos días, luego de ser fichado en la colección del lugar, pasará a ser exhibida en el Museo de Sitio “Batalla de Obligado” convirtiéndose en uno de los objetos más significativos ya que es el primero de esta clase de armas blancas que se recupera en el sitio.

El Grupo Conservacionista de Fósiles agradece enormemente al Sr. Domingo Novaro su excelente predisposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.