Tres estudiantes comienzan su pasantía en INTA San Pedro

Se trata de estudiantes universitarios avanzados de las Universidades Nacional de Rosario, del Litoral, y de la Universidad del Salvador que se integrarán a equipos de trabajos a fin de prepararse para su inserción en el mercado laboral de la tecnología. La actividad es en el marco del PROCAGRA, y la primera vez que se realiza en San Pedro.

Creado por la Fundación ArgenINTA de Castelar, busca capacitar estudiantes universitarios con el 75% de las materias aprobadas durante tres meses en las unidades de INTA. El programa fue probado en los centros de investigación de Castelar, y desde el año pasado se implementa en el Centro Regional Buenos Aires Norte, habiendo transitado la primera experiencia en 2012 en el INTA Pergamino.

“Son espacios que la Institución abre con diferentes objetivos”, explica Osvaldo Valenzuela, Coordinador de investigación, desarrollo e innovación del INTA San Pedro; “es una forma de que el INTA esté presente junto con las Universidades atendiendo a que es un organismos del estado que otorga posibilidades de formación y capacitación. El otro objetivo es el capital semilla donde la idea es identificar talentos que podrían ser promisorios para una futura incorporación”.

Esta vez, la Estación Experimental Agropecuaria San Pedro recibirá tres estudiantes. Julia Olivella, de la Facultad de Ingeniería Agronómica de la Universidad del Litoral; Florencia Soledad Sánchez, de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad del Salvador; y Natalia Lilian Biaggini, Facultad de Ciencia Bioquímicas y Farmacia de la Universidad Nacional de Rosario. Dos de ellas trabajarán en San Pedro y la tercera en San Nicolás. Los temas convocantes son respectivamente: programa FRUTIC en naranja de ombligo y duraznero; injerto herbáceo y políticas públicas orientadas a la seguridad alimentaria.

Valenzuela concluye: “Lo más importante para nosotros es que estamos institucionalizando formatos de trabajo con las Universidades en donde todos nos favorecemos. El alumno tiene una práctica profesional, cuando aún es estudiante, donde baja a tierra y se integra a un grupo de trabajo. Al INTA le permite avanzar y enfocar un tema con alguien que tiene la materia gris y el tiempo para eso, y por tanto aumenta nuestra masa crítica. Finalmente, la Fundación ArgenINTA utiliza sus fortalezas para apoyar al INTA“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *