Sociedad Rural San Pedro: «¿Hasta cuando?»

La Sociedad Rural de San Pedro ha emitido un nuevo comunicado. En esta oportunidad la misiva fue titulada «¿Hasta cuando?» y dice: «La situación es muy complicada. Mucho más de lo que se acepta y reconoce. Y lo peor es la negación sistemática de cada problema en una constante carrera hacia adelante sin plan, sin rumbo y sin ideas«.

En ese sentido continúa: «El nuevo presupuesto presentado esta mañana, está próximo a ser tratado, seguramente con un mínimo debate, y solo busca soluciones trasladando a los vecinos una carga mayor. Piensan en mas tasas, aumentos y otros ardides para reducir el amplio déficit que hoy sienten en los bolsillos propios centenares de proveedores que lisa y llanamente NO COBRAN.

Mientras se resienten los servicios y se hacen recortes en donde no deberían formularlos, TODOS LOS FUNCIONARIOS SIGUEN COBRANDO EL 100% de sus sueldos. Siguen gestionando y viajando con plata que no está y se sigue incrementando una masa de empleados municipales que lamentablemente no ha incrementado en la misma proporción su eficiencia, ya que muchos de los recientemente incorporados sólo son figuras decorativas para cumplir absurdos pactos políticos.

Todos siguen cobrando hasta el último centavo, cada uno de los ítems, refrigerios y extras. Mientras los vecinos seguimos viendo como se agiganta la diferencia entre la realidad que vivimos nosotros y la que viven quienes han llegado a la función pública para asegurar, primero que nada, su propio porvenir.

Los gastos de la administración pública crecieron como ninguna otra variable de la economía que nos encierra a quienes contribuímos con nuestros impuestos. Se duplicó la cantidad de empleados municipales y probablemente no haya tantas sillas como para sentarlos a todos. Desde 2003 a la fecha por múltiples circunstancias, las frutas dejaron de ser sinónimo de la región y hemos pasado de 15 mil a 2 mil hectáreas, con una ostensible reducción de las fuentes de trabajo. Y finalmente, la contraprestación de la Tasa de Red Vial es inversamente proporcional a lo que se percibe, considerando además que es una de las tasas con mayor cobrabilidad y que los caminos están destruídos.

Nos sentimos descuidados y desorientados. No vemos el rumbo de la gestión y no queremos quedarnos callados sin por lo menos llamar a la reflexión.

Nos preguntamos qué pretenden de la ciudad, el Partido y sus habitantes.

Estamos en un momento en el que se deben combinar actitudes ingeniosas y gestos de grandeza. La reducción de sueldos, la optimización de los recursos y las campañas para bajar gastos deberían dominar la escena.

Les pedimos que por favor reflexionen, tomen medidas, y si no saben qué hacer, pidan ayuda, antes que sea demasiado tarde. Un presupuesto con sueldos de una municipalidad equilibrada y próspera, en una comuna quebrada, es un contrasentido. Un gobierno sustentado en un acuerdo de «repartos» con una oposición débil y sin acciones concretas, no nos depara un futuro muy promisorio».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *