Sociedad Rural de San Pedro: «Frente a un gran teatro…»

Mediante una nota, la Sociedad Rural de San Pedro ha expresado: «Así nos sentimos, así estamos. Los productores agropecuarios argentinos hemos sido subidos a las tablas, por los directores del oportunismo y la hipocresía que instalan escenarios virtuales sobre los cuáles arengan a sus ingenuas o desvergonzadas huestes. En los últimos días, con espectacularidad hollywoodense, se anunciaron múltiples allanamientos en exportadoras de granos con resultados que, como habitualmente sucede, tuvieron una consistencia inversamente proporcional al despliegue de los anuncios.

Sería interesante poder apuntar dentro de la noticia que en estos procedimientos fluyen los pases de facturas de viejos amigos despechados o traicionados que ahora ven al «cuco» donde antes veían «hadas protectoras».

Traición y despecho se vislumbran en el horizonte de todo este espectáculo de cuarta pergeñado por funcionarios que acumulan varias horas de cine bizarro y repitiendo mentiras, intentan convencer a la platea. El impacto de estos procedimientos pensados para rebotar como titulares en medios amigos, ya se parece a las balas de sebita. No obstante debemos prepararnos para su repetición porque se aproximan meses electorales propicios para este circo.

Las trampas mediáticas seguirán creciendo porque el pato de la bota es la producción agropecuaria y así lo confirman los dichos de la Tía Kritirulo , en la cocina del Congreso sin pantuflas y sin batón.

Rebotando quedó en los balcones del congreso una frase que dice que somos un sector que no aportó demasiado en los últimos años. Rebotó, quedo picando, pero sólo algunos recogieron el guante. Probablemente esa cita es tan creíble como otras que se apoyan en las estadísticas: no tenemos inflación, no hay inseguridad, no exportamos cocaína, no hay pobres, etc. Está claro que cuando de números se trata, este gobierno cuenta con un ejército de ilusionistas, capaz de convencernos de que «el sol es el lugar más fresco del mundo».

Señores: no les creemos y seguimos movilizados, a pesar de lo que pueda pensar algún ministro dudoso de nuestra capacidad. Sus dichos son más una expresión deseo que una sentencia. Estamos en los costados de los alambrados, esperando y recordandoles, por ejemplo, que no permitiremos que las exportaciones sólo queden en manos de sus amigos.

No permitiremos ser incluidos por la patota gobernante, en este mundo virtual en el que quieren sumir a todos los argentinos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *