Sergio Rosa, propone declarar al “árbol frutal como un bien social”

Ante la crítica situación que atraviesa la fruticultura de nuestra ciudad, el presidente del Honorable del Concejo Deliberante Dr. Sergio Rosa presentó un Proyecto de Resolución para que el Estado subvencione al sector.

La crisis estructural que sufre la fruticultura de San Pedro y la región; con ello, las declaraciones y manifestaciones públicas de distintos componentes de CAPROEM y la Mesa Multisectorial por la Producción, la angustia expresada por productores y trabajadores que en forma individual, también están dando cuenta de la difícil, delicada y casi “terminal” situación en la que se encuentra el sector de la fruticultura local y regional, agravada por la poca o nula asistencia apropiada y escasa atención recibida últimamente por parte estado, según lo expresado, habría llevado al edil a la presentación de la propuesta.

Al mismo tiempo, que destaca la importancia de la actividad en la zona y como fue decayendo: «El área frutícola de la Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires, constituye una economía regional que se extiende entre San Nicolás y Zarate, debiendo destacarse que actualmente las plantaciones en el primero de los partidos mencionados se han perdido casi en su totalidad, y nuevos polos productivos se fueron instalando en el partido de Ramallo y Baradero. San Pedro sigue siendo el partido en el cual se ubica la mayor cantidad de montes y donde la actividad frutícola y de viveros representan un elevadísimo porcentaje del Valor Bruto de la producción agropecuaria. En la década del ´80 existían cerca de 8.500 has. y 190 viveros.Y agrega:»El Censo Nacional Agropecuario de 1988 censó más de 10.500 has. de frutales, que representaban unos 2.500 a 3.000 puestos de trabajo diarios directos. En la década del ´90 debido al crecimiento de las exportaciones se llegaron a tener cerca de 20.000 has. plantadas lo que representaban 1.500.000 jornales/año y casi 5.000 puestos de trabajo diarios directos. Ya en los años 2.000, comenzó la caída de hectáreas sembradas, y así, los jornales cayeron a la mitad, 750.000 jornales/año y 2.500 puestos de trabajo diarios directos. Esta caída de la fruticultura se apreció en los registros del Censo Frutícola 2002, encontrándose en el año 2006 que sólo había cerca de 7.000 has. plantadas lo que representaban nada mas que 470.000 jornales/año y sólo 1.600 puestos de trabajo diarios directos»

Además con este panorama también desaparecieron gran cantidad de viveros pequeños, cambiando los que quedaron a producción de plantas ornamentales.

Con la realidad planteada el Dr. Rosa plantea que «las autoridades políticas, dirigentes, instituciones y pueblo de San Pedro en general a esto no lo deben permitir, y con humildad y seriedad solicitar enérgicamente ante el Estado Nacional y Provincial la debida atención que el grave problema requiere. Que debemos plantear que si se reactiva el sector frutícola, se generará una importante demanda real de mano de obra directa e indirecta, evitando de este modo, la necesidad de recurrir / incrementar los distintos paliativos que representan los planes sociales existentes. Habrá mas seguridad por más inclusión, y no solamente se beneficiaran las empresas, también la sociedad en su conjunto ya que se potenciará la generación de empleo con mano de obra local con la consiguiente distribución de recursos que retornarán a la sociedad en pago de impuestos, compras en comercios locales etc.. La reactivación de la fruticultura, reivindicará la dignidad tanto del trabajador que gana su propio salario, como la del fruticultor, que ve en su actividad no sólo una forma de vida, sino también el sustento real de él y los suyos».

Remarca que es necesario plasmar un nuevo modelo de ayuda o subsidio no reembolsable para esta cuenca frutícola del Norte de la provincia de Buenos Aires. Las autoridades deberán escuchar a la región y hacer lo que en todo el mundo se viene haciendo desde hace años. O en su defecto erigir alguna herramienta equivalente que le de a este sector productivo previsibilidad y SUSTENTABILIDAD EN EL TIEMPO.

También señala que se rechaza «enérgicamente la evidente despreocupación y pasividad puesta de manifiesto por las autoridades ante el pedido de ayuda para frenar la desaparición de la fruticultura del Norte de la Provincia de Buenos Aires, teniendo en cuenta los miles de desempleados en juego. Además se convoca al Intendente Municipal para que junto a los Intendentes de Zárate, Baradero, Ramallo y San Nicolás soliciten una reunión con carácter de urgente ante el Sr. Gobernador de la Provincia de Buenos Aires y el Sr. Ministro de Agricultura de la Nación. Se propone declarar al “árbol frutal como un bien social” teniendo en cuenta la diversidad de factores que dependen de su existencia, definiendo un sistema de subsidios permanentes, generalizados, universales, es decir para todos los productores, sin importar su condición económica o volumétrica y no reembolsables. A su vez, se solicita se cite a la mayor brevedad a todas las instituciones, organismos, profesionales o personas de reconocida trayectoria y que tengan vinculación directa o indirecta con la fruticultura y los viveros, para debatir un sólido, univoco y urgente reclamo a las autoridades responsables de solucionar ésta crisis».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *