Se realizó la tradicional «Quema del Demonio»

Se desarrolló ayer por la tarde en el Paseo Público Municipal una nueva edición de la “Quema del Demonio” con una importante concurrencia de personas.

Desde horas tempranas de la tarde comenzaron las actividades con Juegos Interactivos a cargo de la Dirección de Deportes y luego participaron Natalia Gutiérrez y su grupo de Baile. A su término comenzaron los show musicales con la participación de las bandas de rock Tribu y Buffer.

Luego brindaron su espectáculo el Grupo de Danzas Árabes Agrupación Mallorca y el Ballet Municipal de Danzas Folclóricas Rafael Obligado.

Mientra que el cierre de los espectáculos estuvo a cargo de los finalistas de “Soñando por Cantar” Los Caldenes quienes interpretaron canciones folklórcicas e hicieron bailar y cantar al público presente que ya para esa hora había comenzado a sentir el frio puesto que el sol se había ocultado.

Asimismo, la Comisión de la Agrupación Mallorca instaló una Carpa Gastronómica donde ofreció, entre otras cosas, comidas típicas de su Colectividad.

Para finalizar la jornada se realizó la Quema del Demonio, donde muchos de los presentes incendiaron sus papelitos con los escritos donde se quemaron “los hechos o acciones que les gustaría modificar tanto a nivel general como en lo personal para que de esta manera desaparezca el hombre viejo y surja un hombre nuevo constructor de un mundo mejor para todos”, según explica la tradición.

El origen de esta Fiesta:

Los “fogueron” o fogatas se realizan en Mallorca, el 17 de enero con motivo de la Fiesta de San Antonio Abad, Patrono de los animales. Para esa fecha, en el archipiélago Balear viven en pleno invierno, de manera que el pueblo se congrega en estas celebraciones al calor del fuego que evoca la vida de San Antonio que vivió y resistió en el desierto las tentaciones del Demonio (demoni).

Como en diferentes tradiciones que llegan a nuestra época, las fogatas tuvieron origen en la antigüedad en que se conmemoraba el solsticio de invierno, el 21 de diciembre, la noche más larga del año.

Es una fiesta de marcado carácter tradicional, que aún hoy no ha dejado de ser popular. Hogueras, gigantes, música y canciones ancestrales, bailes, glosas y tonadas, demonios de aspecto salvaje, forman un viejo ritual que tiene por escenario las plazas y calles y, por protagonista, a todo el pueblo.

En torno a los fogones, la gente come botifarrons asados (similar a nuestras morcillas), pan con sobrasada, trozos de carne de cerdo que se asan con largos pinchos acercados al fuego.

Los inmigrantes mallorquines trajeron a nuestro país sus usos y costumbres y entre ellas, esta Fiesta que ha cambiado su fecha para que resulte coincidente con el solsticio de invierno por estas latitudes. O sea el 21 de junio, aproximándola entonces a la solemnidad de San Juan Bautista.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *