Se realizará la 4ta. Conmemoración de la Masacre de Napalpí

Organizado por el Consejo Provincial de Asuntos Indígenas, la Mesa Coordinadora Regional de Pueblos Indígenas para Derechos Humanos y Lma Iacia Qom se realzará la ceremonia de conmemoración de los 88 años de la MASACRE DE NAPALPI.

El evento se llevará a cabo en la sede de EL ANTIGAL (Primer Centro de Interpretación Indígena de nuestro país),

sito en Manuel Iglesias 1515 el sábado 21 de julio a partir de las 16 horas.

Mediante un comunicado las autoridades de Lma Iacia Qom expresan que «desde las 17 nos prepararemos para comenzar nuestra ceremonia en honor a nuestros muertos, los recordaremos y elevaremos un nuevo pedido de justicia y descanso para ellos, al caer el sol comenzaremos con nuestra ceremonia, pasaremos la noche en vigilia hasta la salida del sol donde saludaremos al padre sol y nos despediremos hasta el año siguiente deseándonos todo lo bueno».

Luego expresan: «Napalpí es una herida que aún sangra en el recuerdo y los corazones de nuestro pueblo, el sufrido pueblo Qom, desde aquel aciago 19 de julio de 1924 en la provincia de Chaco. Una masacre que nunca fue investigada a pesar

de las numerosas denuncias, en donde asesinaros y mutilaron a cientos de nuestros hermanos, muchos de ellos mujeres, ancianos y niños» .

Masacre de Napalpí

En julio de 1924, año en que era presidente Marcelo T. de Alvear, los pobladores originarios tobas y mocovíes de la Reducción Aborigen de Napalpí, a 120 kilómetros de Resistencia, se declararon en huelga por los maltratos y la explotación de los terratenientes, dedicados a la producción de algodón. Los ingenios de Salta y Jujuy ofrecieron mejores condiciones laborales e intentaron ir hacia esas ciudades pero el gobernador Centeno prohibió a los indígenas abandonar el Chaco. Los pobladores de Napalpí decidieron resistir. El 18 de julio, y con la excusa de un supuesto malón indígena, Fernando Centeno dio la orden.

La mañana del 19 de julio de 1924 una avioneta lanzaba desde el cielo golosinas, lo que hizo que se amontonaran bajo el mismo muchos hermanos de etnias aborígenes. Segundos después comenzó la matanza, no diferenciaron mujeres, hombres, ancianos ni niños. Gendarmería y policía del Chaco vaciaron al menos 5.000 cartuchos en menos de 2 horas, a quienes quedaban vivos los perseguían y los mataban a machetazos. Fueron más de 400 víctimas, entre indígenas y cosecheros de Corrientes, Santiago del Estero y Formosa, el 90 por ciento de los fusilados y empalados eran tobas y mocovíes. La justificación fue “sublevación indígena”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *