Se niega a declarar tío sospechoso de crimen de niña en Ramallo

El tío abuelo de la niña de 12 años que fue encontrada asesinada el jueves, en la ciudad bonaerense de Ramallo, se negó a declarar hoy ante la Justicia y continurá detenido, informaron fuentes de la investigación.

Se trata de Ramón Almirón (60), quien está acusado del crimen de su sobrina nieta, Priscila Ayelén Schneider, y rechazó ser interrogado por el fiscal Jorge Leverato, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 del Departamento Judicial San Nicolás.

Al hombre se le imputa el delito de «homicidio agravado por el vínculo», y quedará detenido en forma provisoria en la DDI de San Nicolas, a la espera de ser llevado a la Unidad de Detención 3 de esa misma ciudad.

Almirón estaba sentado en un banco de la basílica de Luján haciendo tiempo, ya que tenía previsto tomar un micro hacia Rosario desde la terminal de ómnibus de esa ciudad bonaerense, según comentó a quienes lo detuvieron. Cuando los policías se le acercaron, el hombre no opuso resistencia y se entregó.

El sospechoso era buscado desde que se descubrió el crimen y uno de los primeros lugares que se revisó fue su precaria vivienda de Ramallo, donde se encontró una carta supuestamente escrita por él en la que se leían frases como «estamos cansados de vivir en esta situación» y «ya no aguantamos más».

Almirón había sido visto por última vez el domingo de Pascuas, cuando ingresó al hospital de Ramallo con heridas cortantes en sus muñecas, aparentemente producidas en un intento de suicidio.

El hombre recibió los primeros auxilios y fue derivado a un centro asistencial de San Nicolás, de donde finalmente huyó.

La niña de 12 años vivía con su familia en San Nicolás, y se había ido el jueves a pasar el fin de semana largo de Pascuas junto a Almirón, con la autorización de sus padres.

Almirón, que residía en Ramallo, dijo que iría con ella al conurbano bonaerense, donde tendría otros parientes, y se comunicó por última vez con sus padres el sábado a la noche, cuando les dijo que al día siguiente la llevaría de regreso.

Como esto no ocurrió, la madre de la niña denunció el miércoles su desaparición y el cadáver de la chica fue encontrado en un monte, a unos 100 metros de un camino rural de las afueras de Ramallo, que conduce a la vecina localidad de El Paraíso.

Los forenses determinaron que presentaba dos heridas cortantes en el tórax, una de las cuales resultó mortal, ya que le perforó el corazón y, si bien se sospechó en un primer momento que podría haber sido abusada, no se hallaron signos de un ataque sexual consumado. (Télam)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *