Se negó a declarar la única sospechosa por la muerte de María Noemí Manso

La única sospechosa por la muerte de María Noemí Manso, se negó a declarar ante el fiscal que entiende en la causa. Romina Valenzuela, alias «La «Guinchuda»,de 18 años se encuentra detenida desde el domingo a la noche, momento en el que decidió entregarse en la dependencia de la comisaría local.

El instructor judicial de la fiscalía N° 8, Dr. Vicente Gómez, en declaraciones a FM Génesis», señaló:»La fiscalía pidió la orden de detención en virtud de que se había profugado el día del hecho». Era una persona que tenía arresto domiciliario y no estaba en su domicilio, la cual fue otorgada por el Juez de Garantías en forma casi inmediata. Luego agregó:»Y enterada de la situación ha sido asesorada por personas allegadas a ella, se presentó en la comisaría y quedó detenida. Finalmente se dispuso recibirle declaración, en el día de ayer (por el lunes) así que hizo uso del derecho de negarse a declarar. Así que no aportó mucho respecto del hecho», relató el Instructor judicial.

Según se pudo establecer, la última vez que se la vio con vida a Noemí fue en una despensa del Barrio La Tosquera, donde habría comprado una gaseosa marca Levité. Allí la observó la dueña del comercio, pero no pudo individualizar a quien la acompañaba quien se hallaba en la parte posterior del mismo

Desde ese preciso instante hasta las 22.45 aproximadamente, no se ha logrado reconstruir lo ocurrido. «Faltaría determinar que pasó entre las 20.30, hasta la aparición del cuerpo», indicó el Dr. Gómez

Además, refirió:»Lo que pudimos determinar en el lugar del hecho, es que la asfixia habría sido en vida, que estaba atada con un cinto. Después de eso, se hizo la autopsia del cuerpo y estamos esperando que el médico de policía nos determine fehacientemente que se trató de un suicidio o un homicidio», expresó el funcionario judicial

Sin embargo, agregó que la joven presentaba un fuerte golpe visible en el ojo izquierdo y algunos raspones que podrían ser marcas del arrastre del cuerpo, estimado en cinco metros, de todos modos prefieren ser cautos y no apresurarse a la hora de la acusación. De igual forma, Valenzuela permanecerá detenida, porque violó el arresto domiciliario que la beneficiaba. Al mismo tiempo que existen una serie de elementos que la vinculan fuertemente con el caso, como por ejemplo; mensajes de textos enviados por ella misma a familiares, un cuerpo robusto y más fuerte que la víctima, la cual podría perfectamente arrastrarla o levantarla.

De acuerdo al testimonio de familiares, ambas han mantenido en varias oportunidades fuertes discusiones llegando a agresiones físicas, asegurando que la imputada presenta una personalidad fuerte y celosa.

Ahora se aguarda los resultados de la pericias de manera de ir armando el entramado que permita conocer como se desencadenó el grave episodio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *