Se encuentran detenidos los dos protagonistas de la balacera del día sábado

Desde el sábado la Fiscalía Nº8 en turno se encuentra trabajando para esclarecer como sucedió y porque el violento hecho donde resultó baleada una vivienda en calle Casella 475.

En principio, ya se pudo esclarecer fehacientemente que son dos las personas involucradas en lo sucedido. El fiscal Hernán Granda comentó: “No es una persona que tiró, sino que entendemos que son dos porque hay impactos de distintos calibres”.

Todo comenzó esa madrugada cuando dos individuos que se hallaban en un boliche de la ciudad se pelearon con el personal de seguridad del mismo. Al respecto Granda dijo: “Lo que manejamos hasta este momento es que en virtud de un altercado de la noche en un boliche específicamente, se había producido una pelea, una reyerta entre los dos participantes con una persona de seguridad. Producto de ello, esas dos personas se han venido con un rencor contra el patovica se dirigieron a la que pensaban que era su casa y abrieron fuego con las dos armas de fuego cada uno con la suya contra el frente de la vivienda”.

Sobre los dos involucrados el fiscal aseveró: “Una de las personas que es un efectivo de seguridad de la Prefectura Argentina que disparó sobre la casa y la otra persona, que tiene una figura mucho más grave, la víctima refiere que le disparo hacía él, que le disparó a la cabeza y no le pegó de casualidad”. Luego aseguró: “Por ende, una persona está imputada de daño, que es el prefecto; y la persona esta que le tiró a la cabeza tentativa de homicidio le hemos pedido la conversión al juez de garantía de esa aprehensión que nosotros podemos hacer en detención para que esté directamente ordenada por el Juez”.

Asimismo se refirió a la situación del policía que habría dejado escapar al prefecturiano: “La víctima sindicó a un policía en el lugar como que había dejado ir a una de las personas imitadas, supuestamente al prefecto por que teóricamente lo conocía y hemos abierto una causa penal contra el policía también por eventualmente incumplimiento de funcionario público en relación a esa situación”.

Ambos se encuentran detenidos en este momento, uno el mismo día sábado y sobre el segundo el fiscal aseguró: “El prefecto se entregó voluntariamente en la comisaría portando su arma, secuestramos su arma y lo aprendimos en ese momento como una cuestión de urgencia para poder recibir indagatoria”.

De confirmarse que esta versión fue fehacientemente lo sucedido, preocupa la violencia de cómo sucedieron los hechos pero más intranquiliza la sensación de inseguridad que genera que dos efectivos de distintas fuerzas de seguridad, que tienen como función primordial defender al ciudadano, hayan actuado del modo en que lo hicieron. Uno de ellos, enojado con una persona y disparando contra la casa que creía que era del mismo y el otro dejándolo huir.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *