Se detectó una nueva faena de cerdo con triquinosis

Luego de unos análisis realizados a una faena casera de cerdo se detectó un nuevo foco de la enfermedad parasitaria. Con responsabilidad el propietario del lugar, en la zona rural del partido, se presentó en la Dirección de Bromatología para realizar los análisis rutinarios de precaución, los que dieron positivos.

 

El cerdo fue destruido y luego de ello se corroboró que 12 personas consumieron un costillar y lomo pero no se habrían contagiado puesto que la carne estaba cocida al momento de ingerirla.

 

El lugar en donde se produjo la faena está ubicado sobre la ruta 191 en inmediaciones de la llamada Curva de la Muerte y en la noche del viernes toda la carne que había quedado sin consumir fue incinerada por el personal de Bromatología pero en el mismo lugar de producción.

Triquinosis

El contagio se produce por la ingestión de carne porcina, infectada de larvas de este parásito enquistadas en células musculares o paredes grasa que se trasforman en células nodriza, donde vive el parásito.

Estas larvas cambian a estado adulto en el intestino delgado de quien ha realizado la ingesta. Las hembras grávidas se llenan de 1.000-1.500 huevos los cuales al madurar eclosionan en el interior de la misma por lo cual las hembras liberan la larva libre (de aquí la confusión de catalogarlas como vivíparas) las cuales aumentan con la cocción a altas temperaturas.

Dichas larvas se distribuyen por la sangre a los músculos estriados donde se enquistan (salvo T. pseudospirallis) al cabo de unas dos semanas de su nacimiento, momento en el que son infectantes para un nuevo hospedador, que se contagia al ingerir la carne de porcino la cual por formación genética la contiene.

El ciclo tiene una duración mínima (prevalencia) de unas tres semanas pero puede prolongarse dado que las larvas pueden resistir toda la vida del animal.

En total, se han identificado más de 100 hospedadores entre los que se encuentran el oso, el zorro, la rata, el caballo y el hombre. Es frecuente en carnívoros silvestres, así como en jabalíes y en el cerdo doméstico, gracias al cual se descubrió como patógena y letal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *