Se colocó una «huella urbana» en memoria de Natalia Duarte

En la mañana de este sábado se recordó a Natalia Duarte, quien fue asesinada por su expareja en febrero de 2018. En ese marco es que en la Guardia del Hospital se descubrió una «huella urbana» que recuerda su femicidio. La placa fue descubierta por la mamá y el hijo de Natalia.

Durante el acto se leyó el documento conjunto de Minerva Mirabal, Marea y Libres de Miedo, que se detalla a continuación:

«El 25 de noviembre 1960 Minerva, Patria y María Teresa Mirabal fueron asesinadas por el régimen militar de Trujillo en República Dominicana. Desde entonces pasaron a la inmortalidad como símbolos de lucha anticapitalista, antifascista y antipatriarcal. El 25 de noviembre es un día de lucha, lucha como la que llevan adelante nuestras hermanas originarias de Bolivia en la defensa de la democracia, tras el Golpe de Estado político, militar y policial que derrocó a Evo Morales, intentando llevarnos de regreso a la época más oscura de nuestra historia, con sus políticas neoliberales imperialistas, el fascismo y el racismo como banderas.

También es lucha la que llevan a cabo nuestras hermanas chilenas desde hace más de un mes, en lo que es un ejemplo de compromiso y empatía con les otres, con su país, con las políticas de equidad social, contra la opresión, el empobrecimiento, el embrutecimiento y el robo de recursos del pueblo. Las hermanas chilenas, el pueblo chileno, dijo “basta” y sostiene la lucha que es la de todos los pueblos libres.

En la Argentina las políticas implementadas por la Alianza Cambiemos fueron de vaciamiento del estado nacional, de apropiación de los recursos del pueblo, de desigualdad, de abandono de las políticas del estado y de los y las ciudadanos, de endeudamiento impagable por el pueblo. Y todas esas políticas neoliberales recaen sobre nuestros cuerpos.

Nosotras somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar, las que nos afianzamos en los territorios, y nos apropiamos del grito colectivo del «Ya basta», para denunciar las violencias económicas, políticas e institucionales, que son también patriarcales.

Así pudimos decir Ni Una Trabajadora Menos frente a los despidos constantes y masivos que imponen las políticas de ajuste. Ni Una Travesti Menos para dar cuenta de cómo los cuerpos disidentes son marcados de manera particular por el machismo. Ni Una Migrante Menos para denunciar las políticas del racismo institucional.

La bandera Ni Una Menos se cuelga en las escuelas para reclamar Educación Sexual Integral y también se hace oír el Ni Una Menos por aborto clandestino.

Las mujeres sabemos por las experiencias de nuestros cuerpos colectivos lo que significa estar endeudadas, con deudas que no nos dejan decir no cuando queremos decir no. Y la deuda del Estado siempre termina derramando sujeción sobre nosotras. Y sobre nuestres hijes. Y sobre nuestres nietes. Nos expone a mayores niveles de precarización y a nuevas violencias.

La Gobernadora María Eugenia Vidal siguió las recetas obsoletas de vaciamiento del sistema público, recortando los presupuestos mientras avanzan en la provincia de Buenos Aires los femicidios y casos de violencia de género. Desarmó la línea 144, no dotó de recursos a las comisarías de la Mujer, ni de capacitaciones en géneros a los empleados públicos.

La línea política que sigue el Intendente Salazar es la misma y no es casualidad que en San Pedro las políticas públicas que den respuesta a las mujeres, brillen por su ausencia. Así brillaron en la incontención de Natalia Duarte que fue asesinada en manos de su expareja, un violento que había sido denunciado en la Comisaría de la Mujer en un papel que olvidaron cajoneado en los vericuetos de la burocracia.

Cuando todavía los actores del sistema policial, jurídico y político se ahogaban en excusas, asesinaron a San Pedro a Mariela Figueroa. En su caso no se había animado a denunciar porque lo creía en vano.

Con dos mujeres asesinadas en su espalda, Karina Chiarella siguió al frente de Desarrollo Humano, con el aval político de quien diseña las políticas públicas municipales, el Intendente Cecilio Salazar. En los últimos meses tampoco ha habido ningún tipo de avance, ni política seria, ni intento por paliar las consecuencias de la crisis económica, que recae en la pérdida de empleo, que recae en el crecimiento de la violencia con hechos trágicos que enlutan a la comunidad, y así también de las denuncias de las mujeres.

Todavía esperamos saber dónde fue a parar el presupuesto de Desarrollo Humano, todavía esperamos la convocatoria a un trabajo en red. Pero no nos sentamos a esperar, salimos a la calle en esta semana con distintas actividades que apuntan a la concientización y a la visibilización.

Exigimos un estado presente e instituciones públicas al servicio de la comunidad, que se cumplan los protocoles en situaciones de violencia, que se brinde asesoramiento legal, atención en salud psíquica y física, articulación con programas de ayuda económica, fortalecimiento de redes vinculares y comunitarias.

Exigimos la emergencia nacional, provincial y local en violencia de género; la ley de cupo trans en San Pedro donde el bloque de Cambiemos se ha negado a dar tratamiento al proyecto que busca garantizar un derecho.

Exigimos que se atiendan nuestras demandas, que se respeten nuestros derechos y que no callen nuestras voces.

Hoy, abrazamos a la familia de Natalia Duarte, a sus amigas, a su mamá, sus hijes. Hoy la queremos recordar como la recuerdan todes la que la querían, con ese amor por el prójimo, por su profesionalismo y dedicación, con esa sonrisa y ese espíritu de alegría.

La recordamos hoy con este acto y esta huella, pero la recordamos cada día en el que sostenemos las premisas que hacen base a este movimiento: vivas, libres y sin miedo nos queremos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *