Sampedrinos realizaron una travesía al avión de los rugbiers uruguayos que cayó en la cordillera en 1972

Un grupo de sampedrinos, integrados por Facundo Vellón, Juan Diego Yunes, Fabián Torillo, Marcos Torillo, Carlos Jardón y Sergio Villarruel realizaron un viaje a los restos del avión que transportaba a los 35 uruguayos que iban a jugar y presenciar un partido de rugby en Chile en 1972, en la cordillera de Los Andes. 

Entrevistados en FM Génesis los participantes de esta aventura contaron la experiencia de la que participaron. En principio Vellón narró como se gestó la idea: “Fue el primer libro que leí cuando era chico”. “Siempre fue una historia que me sedujo bastante y de esas cosas que uno habla de lugares que le gustaría llegar y ver de que se trata”, dijo.
“Te vas conectando con la historia de mil maneras y así surgió la posibilidad, cerca de julio o agosto, de ver si podíamos ir haciendo treaking, caminando, con Fabián Torrillo que fue el que me dijo que sí primero, los demás condicionaban todo esto a la existencia de un guía porque sino parecía una locura y tenían razón”.

En ese sentido continuó: “Nos pusimos de acuerdo y así se fueron dando las cosas. Fuimos al Soñado en Mendoza y desde ahí son 60 o 70 km. Nos contactamos con un baquiano, con Jesús Araya, con quien pudimos hablar bien de cómo sería la cosa, en caso de que fuéramos, conseguimos una fecha para estos días que pasaron (del domingo 12 hasta el martes 14) y así comenzó la travesía”.

El Dr Carlos Jardón completó: “En algunos de nosotros, creo que en todos, ha producido grandes cambios en muchos aspectos”.

Y así se iba dando la charla, cada uno empezó contar sus experiencias. Juan Diego Yunes explicó: “Me olvidé por completo de la fotografía porque honestamente arriba del caballo las bajadas y las pendientes sobre los precipicios son realmente preocupantes, cuando vas arriba de un caballo y vos no dominás la situación. Estar en un sendero de 40 cm. Con un precipicio de 600 mts. para abajo que vos lo mirás y decís si acá me caigo no paro hasta la vera del río”.

lugar del accidente avion

En tanto que Vellón intervino nuevamente y aseguró: “Hubo mucha adrenalina, no fue un momento de placer, el placer viene después cuando te das cuenta de lo que atravesaste”.
Paralelamente Sergio Villarruel consideró: “Uno no tiene en cuenta la cuestión topográfica, uno ve la montaña y se la imagina lisita, con el camino, que va llegar fácil más allá de la instancia que puedas tardar 3 o 4 hs. en llegar pero verdaderamente era todo muy difícil”.

Por su parte el Dr. Jardón contó: “Es una situación de extrema precariedad, no hay absolutamente nada, solamente agua de vertiente. Hay una carpa de campaña tipo ejército que tendrá dos mts. de altura, una mesa de plástico rota, tierra, muchísima tierra, dormir en el suelo, pero empiezan a aparecer cosas que nos empiezan a vincular, nosotros no somos amigos íntimos ni nada que se parezca, pero empezamos a tener una unión de grupo muy importante donde uno no tiene porqué preocuparse de nada”.

En tanto que un relato personal pero que de alguna manera resume el sentir del grupo en su facebook Facundo Vellón escribió: “Fuimos todos juntos y sin embargo cada uno hizo su viaje, Cada uno buscó y encontró su propia aventura. No fue una excursión y tampoco una expedición. Inspiración y reto personal para alcanzar quién sabe qué… pero no tengo dudas que a todos la experiencia nos cambió algo.
Una mezcla de respeto, asombro, incredulidad y sorpresa entrelazó nuestro ascenso. Dos, fuimos a pie y cuatro montados. Descendimos todos a caballo. Una conclusión unánime es que no volveríamos a hacerlo. Otra, es que la montaña nos enseñó una parte muy pequeña de lo que les hizo vivir a los 16 uruguayos que la sobrevivieron. Ya volvimos a nuestras vidas y siento que las amamos un poco más. Creo que aprendimos. Todos”.

Fotos gentileza: Sergio Villarruel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *