[Regionales] «Me colocaron plasma y, al rato, tenía ganas de vivir» dijo una vecina de Salto

Cristina Domínguez, oriunda de la ciudad bonaerense de Salto, contrajo coronavirus junto a sus dos hermanos y otros 12 familiares, y pidió a los pacientes recuperados que donen plasma: «Me lo colocaron y al rato ya tenía ganas de vivir, era como si nunca hubiera tenido la enfermedad», contó a Télam.

«Cuando nos avisaron que eramos positivo, se me vino el mundo abajo. Pensé en mi hijo, su esposa embarazada, mi nietita de 5 años que también contrajeron el virus, ¿cómo nos podía haber pasado?, ¡si nos cuidábamos tanto!, estábamos desconsolados», contó a Cristina que todavía se angustia con los recuerdos recientes.

Apenas iniciada la pandemia, Cristina y su esposo, ambos grupos de riesgo porque tienen 65 años, decidieron acatar la cuarentena y quedarse en su casa de Salto. Además, ella, que aún trabaja haciendo arreglos de costura, decidió recibir y entregar los encargos en la puerta de su casa, para evitar que el virus pudiera entrar.

«Mi esposo fue a visitar a mi hermano Miguel, que vive en una quinta, y nunca imaginamos que el virus pudiera haber llegado allí, pero mi hermano ya estaba con síntomas como de gripe, o eso pensamos», recordó.

Días más tarde, vino su hijo Walter a visitarlos y le convidaron un mate sin pensar que ahí le transmitirían el virus a él, y luego él a su esposa embarazada y a su hija de 5 años.

Cristina y sus hermanos Juan Antonio y Miguel, y sus respectivas parejas, sus hijos y dos nietos, resultaron enfermos: en total unas 15 personas, entre ellas la nietita de Cristina, aunque solo debieron internarse los tres hermanos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *