Recuperan un antiguo aparejo de uso náutico

Alejandro Cruz Aguilar es un pescador sampedrino que frecuenta el Paraná desde su niñez. Como conocedor de los vaivenes del río, sabe que las bajantes suelen mostrar cosas que, en momentos normales, no se pueden observar. En estos días en los que el gran río atraviesa una marcada bajante, Alejandro caminaba la costa en la zona conocida como “Vuelta de Sánchez”, un meandro ubicado a unos pocos kilómetros aguas abajo del puerto de San Pedro.

En una zanja utilizada como pequeño embarcadero, según sus palabras “vi algo raro y me acerqué para ver qué era. Me puse a limpiarlo un poco y me pareció que era un aparejo o roldana de un barco antiguo o velero antiguo”.

A los pocos días se acercó a la Secretaría Privada del Municipio y dejó el elemento en cuestión para que sea puesto a disposición del Museo Paleontológico.

De inmediato, el Grupo Conservacionista comenzó a recabar información sobre la pieza en cuestión.

Según apreciaciones del Comodoro de Marina (RE) Guillermo Simoncini, colaborador técnico del Museo, “esta pieza hallada es una `pasteca`, también llamada `cuadernal` (de acuerdo a su tamaño), de uso muy común en embarcaciones de todo tipo, particularmente para el laboreo de la maniobra en veleros (jarcia móvil), para arbolar los palos machos (jarcia fija) y/o también en maniobras diseñadas para la carga y descarga de materiales desde y hacia sus bodegas. Estos `aparejos` (básicamente como una polea) son derivadores de fuerzas que facilitan el manejo de cargas o esfuerzos pesados en una embarcación.

En general están construidos a partir por un bloque de madera de sección elíptica con sus bases algo bombeadas y presentan ranuras labradas que lo atraviesan, en las que hay unos pernos (ejes independientes) sobre los que giran una o más roldanas, alrededor de las cuales pasan cabos (cuerdas).

Al cuadernal o pasteca de un único ojo (para un único cabo), como es esta pieza, también se la llama `motón`.”

El aspecto general del objeto permite suponer que haya sido construido en la primera mitad del siglo pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *