Ramallo aún no tiene Intendente

En Ramallo podrían nombrar un comisionado para llevar adelante la gestión, ya que un mes y medio después de las elecciones aún no hay un intendente electo proclamado.

La Cámara Nacional Electoral ordenó abrir las urnas y contar los sufragios. Este escrutinio aún no comenzó, según se informó ayer en el Juzgado Federal N°1. Mientras se abren las urnas el conflicto puede llegar a la Corte Suprema de Justicia, mediante la interposición de recursos extraordinarios.

En caso de que la pelea se dilate los próximos días, el Poder Ejecutivo provincial está facultado a nombrar un comisionado «para restablecer el ejercicio de las funciones municipales». El martes pasado, la Junta Electoral celebró una ceremonia para entregar diplomas a 133 de los 135 intendentes. Los municipios de Alberti y Ramallo quedaron excluidos. «No se entregó el diploma porque no hay un resultado confirmado» dijo Guillermo Aristía, secretario de la Junta Electoral provincial.

En los dos municipios ganó por una escasa diferencia Udeso, el frente que encabezaron Raúl Alfonsín y Francisco de Narváez, según el escrutinio realizado por el juzgado federal N°1. No obstante, el resultado fue apelado por el Frente para la Victoria, que no se dio por vencido.

En la ciudad de Alberti, la diferencia es inferior a una decena de votos. El candidato Rubén Gamba (Udeso) fue proclamado vencedor por una diferencia de tres votos. El Frente para la Victoria se adjudicó un triunfo por siete sufragios y pidió a la Cámara Nacional Electoral abrir las urnas. El tribunal accedió a abrir seis urnas.

En Ramallo el actual intendente Walter Santalla (Udeso) se adjudicó la victoria por una diferencia de 53 votos, pero su adversario, Mauro Poletti (Frente para la Victoria), pidió la apertura de todas las urnas. La Cámara ordenó hacerlo en ocho casos.

Una fuente de la Jefatura de Gabinete de la provincia dijo: «Por ahora el conflicto lo debe resolver la Justicia. Después queda la instancia que asuma el primer concejal o efectivamente un comisionado».

 

Fuente: La Nación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *