Pusieron en marcha el nuevo Servicio de Ergometría en el Hospital

En la mañana de este jueves comenzó a funcionar en el Hospital local una nueva sala dedicada a dicha “prueba de esfuerzo”. El equipamiento fue donado por la Cooperadora del Hospital.

En ese sentido, el Dr. Guillermo Sancho, Director del Hospital, expresó: “Agradecerles a Mirta (Borrel) y a los integrantes de la cooperadora que nos están dando una mano en este tema y también en tantos otros del hospital”.

Y agregó: “Estamos formando un gran equipo, haciendo que el hospital tenga cada más estructura”.

Por su parte el Secretario de Salud, se mostró conforme con “la puesta en funcionamiento de un nuevo servicio”. “Es importante para personas con patología cardiovascular como para personas que se inician una actividad deportiva de alto rendimiento y necesitan este estudio para la tranquilidad”.

En tanto que Mirta Borrel, señaló: “Quiero agradecer a todos aquellos que colaboran con nosotros, con los bonos, comprando las cifras, cornos de caridad”. “Tenemos un gran apoyo de la comunidad asique todo lo que hacemos es gracias a ellos”.

Ergometría

Se denomina ergometría a la prueba diagnóstica que consiste en realizar un registro del electrocardiograma durante un esfuerzo controlado. La prueba ergométrica es un estudio global que implica evaluaciones clínicas y electrocardiográficas del aparato cardiovascular por la sobrecarga provocada por el ejercicio.

El esfuerzo realizado por el paciente durante la prueba debe ser medido, reproducible, graduado y controlado. Así, los equipos de registros utilizados tienen capital importancia en el desarrollo de dichas pruebas. El Instituto de Diagnóstico Cardiovascular con ergómetro con cintas computarizadas de 12 derivaciones de última generación, aumentando así su sensibilidad diagnóstica, bajo la supervisión de cardiólogos especializados en fisiología del ejercicio para la realización de estas pruebas.

Esta prueba se realiza de forma ambulatoria. Requiere que el paciente no fume por lo menos 8 horas antes del estudio, vaya equipado con ropa holgada y cómoda, y calzado apropiado (zapatillas de deporte o similar) para andar o correr. A su llegada se le explica la forma de realizarla.

Se le colocan unos electrodos adhesivos en el tórax (si existe vello es necesario su rasuración), se le conecta al equipo y, siguiendo las instrucciones, debe andar o correr sobre un tapiz rodante o bicicleta estática. El paciente debe indicar al personal médico, presente en la prueba, cualquier incidencia que se presente (fatiga, cansancio, dolor en el pecho, palpitaciones, disnea, etc). En todo momento se tiene control de la TA y del ECG. Si, durante la realización del ejercicio, el paciente presenta angina, se dice que la prueba ha sido clínicamente positiva (en caso contrario, la prueba se considera clínicamente negativa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *