Productores de Santa Lucía recibieron cerdos para mejorar la genética

El grupo de productores “La Esperanza” recibió diez abuelas y un padrillo para mejorar la genética de su establecimiento, por gestiones del Municipio local. Con el acompañamiento de INTA San Pedro podrán obtener descendencia y alcanzar este objetivo. Luego de un año de gracia devolverán animales para dar la oportunidad a otros productores.

Desde hace algunos años, los porcinos empiezan a ocupar un lugar importante como alternativa tecnológica para la producción. Información publicada recientemente por el Ministerio de Asuntos Agrarios de Buenos Aires señala que el 26,6% de los cerdos del país se producen en esta provincia y se faena el 61,4% de la producción nacional. Sin embargo, no es suficiente la carne que se produce en el país y por ello desde un tiempo los esfuerzos del gobierno y organizaciones del Estado están orientados a trabajar en este sentido. En INTA, por ejemplo, se cuenta con el Proyecto Regional Porcinos, que trabaja en el ajuste de tecnología necesaria, con el foco puesto en productores de Cambio Rural.

Desde fines de 2009, este grupo de productores viene trabajando con el acompañamiento del INTA en mejora en el manejo de los criaderos, asistencia técnica, intercambio de conocimientos y la realización de algunas actividades grupales como capacitación y compra conjunta de insumos. El desafío es que la tecnología genere mejores resultados tanto para el productor como el consumidor, y uno de sus integrantes lo sintetiza en la siguiente idea: “antes criábamos chanchos, ahora hacemos porcicultura”.

En el marco del “Programa de Fortalecimiento y Mejoramiento de la Producción Porcina del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires”, el 8 de marzo estos productores recibieron un núcleo de 10 cerdas abuelas y un padrillo destinados a mejorar la genética de los establecimientos. Laura Hansen, Jefe de la AER San Pedro, explica: “Para el grupo es un desafío y es una forma de poner a prueba el nivel organizativo alcanzado a través de la realización de un emprendimiento conjunto, por eso esta etapa requiere de un gran acompañamiento de los técnicos y las instituciones en apoyo a los productores”.

Ahora la tarea será organizarse para el manejo del plantel y planificar la distribución de las madres en cada uno de los establecimientos. Luego, en el segundo y tercer año de producción deberán entregar animales para crear un fondo rotatorio Municipal donde otros productores puedan recibir genética para mejorar sus criaderos, tarea que viene siendo acompañada por el responsable del área de producción de la municipalidad, Pablo Ojea. Por su parte, Yamil Obaid Codo, asesor del grupo, describió: «en el último tiempo, el grupo ha manifestado una gran voluntad de mejora y se ha consolidado organizativamente. Además, a través de la asistencia técnica han mejorado los indicadores productivos de los criaderos”.

La Agencia de Extensión Rural del INTA San Pedro cuenta actualmente con 11 grupos. Cada uno está conformado por 6 a 14 productores y se encuentran distribuidos en Baradero, Ramallo y San Pedro. Los integrantes de los grupos son productores familiares y las actividades en común que realizan y por la cual deciden agruparse, son variadas, entre ellas: apicultura, turismo rural, cría de cerdos, agroindustria y vivero. Cambio Rural es un programa de la SAGPYA y el INTA destinado a pequeños y medianos empresarios agropecuarios que buscan soluciones integrales a sus problemas. Los objetivos del mismo son mejorar la gestión empresarial, aumentar la eficiencia de los procesos productivos, consolidar formas de organización y fortalecer el poder de negociación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *