Preocupación por los laterales del camino de acceso al puerto

(Por Eduardo Campos). Circular por la avenida de acceso al puerto local en su tramo final permite observar dos problemas. Uno se halla a la izquierda y el otro en la vereda contraria.

Hacia un lado puede verse la erosión que está provocando, tras el paso de cada temporal, que importantes partes de la barranca se caigan, dejando a la misma con un lastimoso aspecto.

Esto es producto de la falta de vegetación que afirme la barranca. Al estar la superficie desnuda, la lluvia y el viento la van desgranando a un ritmo bastante importante.

Se trata de una clara muestra del desapego a lo medioambiental por parte de los funcionarios que no contemplan, cuando efectúan la planificación de las obras, las consecuencias que estas pueden tener en el lugar en que se desarrollan, y de las empresas que llevan a cabo la obra pública y que, sabiendo el deterioro que se va a producir, no efectúan algo que lo prevenga.

No hubiese cambiado en mucho las cifras finales de esta avenida si hubiese estado, entre los ítems de la obra, el afirmado de la barranca herida por la apertura, con especies vegetales adecuadas.

Esto no se hizo y, dentro de no mucho, tendremos espacio para otro carril más.

Hacia el otro costado tenemos lo contrario. El poco control por parte del área municipal que corresponde, ha provocado que las plantas de mora que cubren la barranca hayan crecido descontroladamente, obstruyendo en forma total la vereda y avanzado sobre la calzada.

En este caso el problema se agrava porque esta situación ha sido aprovechada por amigos de lo ajeno que, trepando por la barranca, se deslizan a través del alambrado perimetral e introduciéndose en el terreno de Terminal Puerto San Pedro, para llevar adelante el robo de cereal y de algún otro elemento que se les cruce.

No conforme con la cobertura que le dan las moras, los malvivientes no desaprovechan el romper lámparas y focos de las columnas que iluminan el sector, y del Museo de Los Túneles que se halla en la vereda opuesta.

Días pasados un importante funcionario municipal nos confiaba que hasta rompen los medidores de luz para evitar que la zona esté iluminada en horas de la noche.

Ambos costados de la avenida más flamante de la ciudad reclaman la presencia de los funcionarios municipales, portuarios y de Terminal Puerto San Pedro para, entre todos, dar solución a algo que preocupa no solo a nosotros sino a toda la barriada de Depietri también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *