Pidieron 25 años de prisión para Pablo Pérez

La fiscalía en juicio a cargo de la Dra. Gabriela Ates solicitó 25 años de prisión para Pablo Enrique Pérez como responsable de dos casos de abuso sexual en la que están involucradas una menor y una mujer mayor de edad. Entre el jueves 7 y hoy viernes 8 de la pasada semana se celebró el juicio oral contra Pérez, por dos hechos de abuso sexual. El mismo, se llevó a cabo ante el tribunal en lo criminal Nro. 1. Expusieron la Dra. Belen Ocariz, Guillermo Martínez y Cristian Ramos, la fiscal en juicio de San Pedro Dra. Ates, la secretaria Dra. María Luján de los Santos, y la Defensa particular Dr Marcelo Giménez.

Cabe recordar que el hecho ocurrió en el 2006 y 2008, cuyas víctimas fueron una docente y una chica de 15 años que concurría a la escuela alrededor de la 7 hs.

Durante las alocuciones se definieron las posturas de las partes, se leyeron los alegatos y finalmente se solicitó condena para Pérez por parte de la Fiscal de Juicio, por 25 años de prisión de cumplimiento efectivo teniendo como atenuante que el acusado ya está cumpliendo condena por dos hechos similares.

En tanto la semana que viene continuará el juicio y finalmente se conocerá el fallo del alto Tribunal quien se expedirá con respecto a la condena del imputado.

Es importante destacar que declararon muchas personas en forma personal, y los peritos en genética lo hicieron desde La Plata, a través de un plasma y con sistema satelital, en donde contestaron las preguntas de la fiscal y de la defensa. Es la segunda vez que se utiliza esta modalidad de video-conferencia en la provincia. Sin dudas un avance que la procuración de la Dra. Maria del Carmen Falbo impulsa, a fin de evitar que los peritos viajen a lugares lejanos donde se celebran los juicios, y con ello se realice un dispendio innecesario de tiempo de los mismos.

Los hechos

Siendo aproximadamente las seis treinta del once de julio de dos mil seis, en la intersección de las calles Italia y Sarmiento de la ciudad de San Pedro, Pablo Enrique Pèrez interceptó a una docente y mediante amenazas verbales y ejerciendo violencia sobre la misma, la obligó a introducirse en un predio ubicado en inmediaciones de la esquina de las calle Italia y Aníbal de Antón de la misma localidad. Allí abusó sexualmente de la nombrada, accediéndola –mediante amenazas y con violencia- en contra de su voluntad.

Mientras que el 10 de junio del año dos mil ocho, siendo aproximadamente las 7, en momentos en que la adolescente, quien contaba con quince años de edad, y circulaba por calle Moisés Novillo y Salta de la ciudad de San Pedro, conduciendo una bicicleta tipo chopera, fue interceptada por Pablo Enrique Pérez, quien le manifestó que se quería llevar la bicicleta en la que se transportaba la menor, porque lo seguía la policía, para luego Pérez subirse junto a la citada menor a tal bicicleta tomando por Moisés Novillo hasta calle Uruguay, realizando un recorrido en distintas calles de la ciudad. Ahí le manifiesta Pérez a la menor que iban a dar un par de vueltas y que sin no veía a ningún móvil policial cerca la iba a dejar ir. Con esta excusa arriba finalmente a una casa ubicada en calle Freers, entre la Avenida Sarmiento y calle Uruguay, previo obligarla a la chica ingresar a dicho inmueble tomándola de los cabellos y el cuello y amenazándola de muerte. Inmediatamente le indica que posee un cuchillo, Pérez le efectuó manoseos por todo el cuerpo y la accedió carnalmente vía anal y vaginal, sin su consentimiento. Como así tambien, luego de masturbarse y eyacular en la boca de la menor le sustrajo el teléfono celular marca Samsung con línea personal y una cadenita con dije de forma de delfín de propiedad de la misma.-

Inmediatamente después de ocurrido el episodio, las víctimas se encontraron con personas que les prestaron auxilio.

La primera encontró a su hermano, y a su padre que prestó declaración en el presente debate, y al individualizar un patrullero se subieron al mismo, fueron conducidos a la Comisarìa para radicar la denuncia. La misma, reconoció la ropa interior rosa exhibida y secuestrada en autos, como la de su propiedad, siendo aclarado tambien por su madre que ese día vestía esa ropa interior.

Por su parte, la menor, concurrió a la casa de su entonces novio, Rodrigo, “y fue atendida por la progenitora del mismo, Norma López, a quien le narró lo sucedido, y quien se explayara en detalles ante este Tribunal en plena coincidencia con la víctima. Ambas progenitoras, manifestaron haber estado presentes en las diligencias médicas que realizó el Doctor Dubini, en la Sección de Ginecología del Hospital Municipal de San Pedro.

Durante el debate todos fueron contestes en afirmar el estado de angustia en que se encontraban las víctimas, al estado de shock, a los llantos y las crisis de angustia vivenciadas, e incluso ratificados por los miembros de la UCEFF San Pedro Darío Cejas, Guillermina Herrán y Mercedes Domenicone, todo avalado por las sendas pericias psicologicas realizadas por Soledad Bruchilari e incorporada por lectura al debate, obrante a fs. 274/275 y aquella realizada como instrucción suplementaria respecto de la más chica.

Este Ministerio Público afirma que los testimonios de las menores fueron sinceros y pese a las especiales circunstancias que relató la menor en no mostrar animosidad contra el imputado en el momento de ser interceptada, porque le pedía ayuda; tampoco se evidenció animosidad de los progenitores y por tal motivo deben valorarse plenos.

Las pericias de IH y ADN obrantes en autos y reeditadas por las peritos genetistas de la Asesorìa Pericial de la Plata cuyos testimonios se recabaron por sistema de videoconferencia fueron contundentes en explicar sus conclusiones y metodologìa de trabajo.

Asi, la Licenciada Andrea Colussi, ilustró que el perfil genético de las persona es muy particular, por lo que sería prácticamente imposible que su conclusión sea errada, dijo que el perfil genético masculino correspondiente a Pablo Enrique Pèrez es 169 millones de veces mas probable que sea de èl, que de otra persona, lo que trae a consecuencia –siguiendo los dichos de la misma- que su conclusión sea equivocada. Explicó a requerimientos de la defensa que el Laboratorio de somete a normas internacionales de calidad y que son controlados dos veces por año respecto de las mismas. Y ante preguntas sobre la existencia de “contrapruebas” dijo la genetista que son realizadas por pedido de parte, omisión en la que incurrió la defensa, sostiene este MPF, ya que la ninguna experticia fue solicitada por su parte. También cabe echar por tierra la suspicacia esgrimida por la defensa respecto de la numeración del precinto que contuviera la muestra sanguínea de Pablo Enrique Perez. Así conforme la testigo de la Defensa Mariela Carabajal que reeditò, los informes de las peritos médicas de la Plata reeditados en el debate y el secuestro exhibido por la suscripta al Tribunal y a los expertos, en donde la numeración se corresponde, deberá desecharse la precaria argumentación empleada para atacar el informe del Dr. Dubini de fs. 5.

Cabe hacer mención del reconocimiento del celular secuestrado por una causa anterior secuestrado a Pérez al momento de su detención, siendo reconocido por la menor abusada como el que le había regalado su abuela.

Por lo que, en base a lo expuesto y teniendo en cuenta que la autoría del hecho materia de este alegato se condice en prácticamente un todo con la materialidad delictiva, y en concreto por el aviso inmediato de las menores sinceras a sus familiares y amigos, y a la instrucción policial, adunado por la conducción comprobada de la Trafic de Rucar, sino por las pericias de ADN en las prendas de vestir de las victimas y con los indicios de sus ropas y reloj, como así también de la tenencia en su poder del celular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *