Nadará desde San Pedro hasta Zárate para decirle “no” a las drogas

Un hombre de Morón, amputado de una pierna y adicto recuperado, cruzará el Paraná para luchar contra las drogas y la discriminación, junto a una nadadora hipoacusica. “Frente a las adversidades de la vida, todo lo que uno se propone se puede lograr”, dijo a 24CON.

por María Clara Arias – Gustavo Villareal, un nadador de 50 años de Morón, cruzará el río Paraná desde San Pedro hasta Escobar para luchar contra las drogas y la discriminación, y decirle “si” al deporte. Pero no lo hará solo, al desafío se sumó la nadadora hipoacusica, Ana Escutia.

La “Travesía del Paraná, fase 3”, consiste en el cruce a nado del río Paraná, desde el Club Náutico de San Pedro hasta el Club Náutico de Escobar. “Son 110 kilómetros aproximadamente, en dos días, el 3 y 4 de marzo. El primero hasta Zárate que son 75 kilómetros y el segundo hasta el Náutico de Escobar”, explicó Villareal a 24CON.

No es la primera vez que Gustavo realiza un desafío de esta categoría, el hombre de Morón ya cruzó el Paraná desde Rosario hasta San Nicolás (en la fase 1) y un tiempo más tarde lo hizo desde allí hasta San Pedro (fase 2).

Sin embargo, a diferencia de las travesías anteriores, esta tiene un condimento especial, ya que no la llevará a cabo sólo, sino con la compañía de la nadadora master, Ana Escutia.

El slogan de la travesía es “Por el NO a la droga, a la discriminación y SI al deporte”. Y el mensaje que quiere dejar Villareal es claro: “Frente a las adversidades de la vida, todo lo que uno se propone se puede lograr”, expresó el nadador.

 

“En este caso lo vamos a lograr nosotros, yo que estoy amputado, que sufrí discriminación también por ser adicto recuperado, como mi compañera que es hipoacúsica, que sufrió discriminación durante toda la vida”, señaló.

Además, en caso de concretarse, Gustavo sería “el primer discapacitado amputado en nadar tantos kilómetros en la historia de la natación”, aseguró a 24CON y agregó que “lo hago todo a pulmón. La única ayuda económica, que fue muy poca, es del sindicato de trabajadores municipales de Morón. Yo soy jubilado y me dieron una manito”.

Pero para realizar una travesía de esas características se precisan equipamientos, y el camino que recorrió hasta conseguir todos los elementos no fue fácil: “La lancha la pedí por medio de Facebook y se ofrecieron unos muchachos que son del Náutico de Escobar, y un grupo de cayacs que nos acompañarán desde Zárate hasta Escobar que son 35 km”.

Villareal también debió solicitar ayuda profesional: “La doctora Norma Garecio, especialista en accidentologia estará a cargo de mi salud y mi esposa, Claudia Vázquez, estará a cargo de mi hidratación”.

Gustavo no quiso dejar pasar la oportunidad para darle un mensaje a todos aquellos que son víctimas de la discriminación y los que día a día luchan para salir de las adicciones: “Quiero decirles que se puede, yo con una pierna menos voy a cruzar todo el Paraná desde Rosario hasta Escobar. No hay que bajar los brazos, hay que aferrarse a la vida, tener fe y dedicarle tiempo al deporte que es lo más sano que hay”, concluyó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *