Murió José Lata Liste, uno de los fundadores de «Mau Mau»

En el medio Lata Liste

El empresario José Lata Liste, uno de los fundadores de la mítica boite porteña Mau Mau, y que tenía plantaciones de cítrico en la zona, falleció a los 78 años en esta ciudad y sus restos serán inhumados mañana.

Lata Liste, quien alguna vez comparó las discotecas actuales con su boite al señalar que “hoy los lugares son galpones para tres mil personas y Mau Mau era un living para 300”, fue un ícono de la noche porteña luego de inaugurar en 1964 su local en la calle Arroyo, en el barrio porteño de Retiro.

Los restos del empresario serán inhumados mañana, a las 11.30 en el cementerio Jardín de Paz, en la localidad bonaerense de Pilar, dijeron allegados a la familia y la casa de sepelios.

Lata Liste falleció ayer y no será velado, aunque sus amigos lo recordaron con gran cariño y recuerdos publicados en avisos fúnebres por “los alegres y entrañables momentos que hiciste vivir en España y Argentina”.

Es que el empresario, que también tenía una plantación de naranjas en San Pedro, abrió hace treinta años sucursales de Mau Mau en Madrid y Puerto Banús (España), donde congregaba en las exclusivas mesas del club nocturno a todo el jet set europeo.

Por la boite de Buenos Aires, en tanto, circularon personalidades como Liza Minelli, Omar Shariff, Philippe Junot, Cristina Onassis y el príncipe Bertil de Suecia.

La mítica discoteca cerró en 1994 cuando Lata Liste anunció que “Mau Mau no se abre más, fue un tiempo y un nombre que, por mí y por mi hermano Alberto, no volvería a arriesgar”.

“Pienso que alguien debe volver con el estilo de lo que es una boite, con la elegancia y el buen gusto que hoy no existen. Alguien lo tendrá que hacer”, señaló en una entrevista en 2002 cuando recreó por una noche su boite en un festejo solidario en un hotel de esta ciudad. (DyN)

Casini y Lata Liste

El empresario José Lata Liste denunció el año pasado ante el Colegio de Abogados al Dr. Carlos Casini, acusándolo de quedarse con dinero destinado al pago de un acuerdo judicial.

Mientrás que en aquel entonces Casini le repondia que se trataba de una cuestión de honorarios «me ha demostrado que no tiene la voluntad de pagarlos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *