Maximiliano pasó a terapia intermedia

Permanece internado en el Sanatorio Corso de la ciudad de Rosario desde hace 23 días que sufrió el grave accidente chocando con otra moto el joven Maximiliano Espíndola.

La novedad de los últimos días es que pasó a terapia intermedia el viernes por la tarde, «está despierto al lado mío, está estable, bastante bien, pero no puede hablar porque tiene la traqueotomía hecha y esta siendo alimentado por la nariz, ha perdido bastante peso», señaló Fernando el padre de Maxi, en declaraciones a FM Génesis.

En tanto sobre la recuperación del joven accidentado, el hombre indico:»Es incierto, porque no se sabe si va a recordar todo o no, se está trabajando en la etapa de recuperación, esto es paso a paso. Empezaron a trabajar todos los kinesiólogos masajistas».

No sólo recibió un fuerte golpe en su cabeza, sino también en su hombro derecho y se le tocó el pulmón con la colocación de «tubos para poder salvarle la vida que pueda respirar bien», contó el papá.

Enterado del reclamo de los inspectores realizado viernes, se mostró indignado «si pudiéramos a través de una comisión interna investigar a cada unos de ellos más de uno no quedaría. No puede ser que ganando cuatro mil o cinco mil pesos tienen camioneta o moto nueva. Quisiera saber como hacen».

En cuanto a acciones judiciales en contra de los inspectores que persiguieron a una moto en la que viajaban dos adolescentes, agarrando en contra mano y que terminaron impactando con Maxi que se dirigía a trabajar, manifestó:»Por ahora lo único que me interesa es la salud de mi hijo, después para lo otro tengo tiempo más adelante. Hoy no siendo por los periodistas y el comisario Paolini que preguntó dos veces, nadie se preocupó por mi hijo, por lo menos la delicadeza de interesarse, nadie le va a devolver a mi hijo todo lo que está pasando. Y el gremio donde yo pertenezco. Por eso digo que sino sirve la cabeza el resto tampoco sirve, por más que cambiemos de figurita creo que es lamentable. Estamos siempre corriendo detrás de las desgracias, no prevenimos».

También Espíndola contó que no recibió nunca un llamado de los padres de los chicos que circulaban en la otra moto y que el día del accidente «Lafalce me dijo y bueno estas son cosas que pasan», después nunca más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *