Más de mil alumnos recorrieron el INTA San Pedro

Es la cifra record desde que se organiza el evento a partir del 2001, y este año comprendió además de escuelas de San Pedro y localidades del partido, otras de la Provincia (Junín, La Plata, Zárate y Arrecifes), así como de Santa Fe (Rosario y Bigand). El número no incluye el centenar de docentes que acompañó a los chicos en la visita. Tecnología, innovación y salud fueron los ejes de la experiencia que vivieron niños y adolescentes.
Fue la novena edición de la Vidriera Tecnológica que el INTA San Pedro organiza, con una única interrupción en el año 2003. El año pasado se realizó un ajuste en la propuesta que definió la organización de estaciones temáticas donde los alumnos se acercarían a distintas de las variadas propuestas que se abordan en el organismo. Este año los temas centrales fueron mejoramiento de batata, propiedades nutritivas y nutracéuticas de esa hortaliza; e hidroponia en gerbera y tomate.
La cifra de participantes se incrementó un 40% respecto del año pasado, aunque hubo una merma debida a la organización en las escuelas o la lluvia que dificulta la asistencia de los chicos en parajes rurales. El desafío era grande, pero el personal completo de la Estación Experimental Agropecuaria San Pedro estuvo organizado para poder atender a esta cantidad de alumnos y asegurar que su recorrida tuviera cada uno de los puntos contemplados.
La propuesta educativa
En esta edición 2011, el INTA San Pedro definió algunos ejes para compartir con los alumnos. Teniendo a la batata como un importante cultivo de la zona, y además ser una unidad referente del mismo por su larga trayectoria que llega a la actualidad siendo sede del único Proyecto Nacional que investiga sobre ella, se incluyó primero un tiempo a mostrar en qué consiste el trabajo de mejoramiento. Allí, Héctor Martí pudo sintetizar la tarea de realizar cruzamientos y seleccionar clones que se adapten a los gustos del mercado y las zonas de cultivo. Esa estación contaba con una muestra in situ sobre cómo se realizan los injertos para lograr las distintas cultivares. La tarea estuvo a cargo de Esteban Fleitas, principal injertador de esa variedad en esa unidad.
Siguiendo el cultivo de batata, pero con el foco puesto en las tareas que se llevan a cabo para identificar, comparar y proyectar mejoras en cuanto a las propiedades nutritivas y nutracéuticas, Graciela Corbino introdujo a los alumnos en el mundo de la alimentación sana a través de las frutas y hortalizas. Se trata de una tarea que el INTA ha retomado recientemente a través de dos proyectos y que particularmente en San Pedro, mantiene un trabajo articulado con productores, escuelas, prestadores turísticos y el gobierno municipal. Aquí Romina Castro, auxiliar de laboratorio, mostró algunas reacciones químicas que se realizan para evaluar las propiedades de la batata. También, los asistentes tuvieron la oportunidad de degustar dulce de batata elaborado especialmente para esta ocasión.
La tercera estación fue a campo, cerca del invernáculo cuando la lluvia no obligó a refugiarse en un galpón. Allí Osvaldo Valenzuela explicó la posibilidad de utilizar sustratos como reemplazo del suelo para algunas situaciones donde su degradación merece encontrar otros caminos para seguir produciendo alimentos. Los alumnos pudieron ver cómo ello es llevado luego a grandes sacos donde vieron cómo crecen flores actualmente muy valoradas como la gerbera, o el inicio de un cultivo de tomate. Karina del Pardo, técnica de laboratorio con años de experiencia en el cultivo, y Juan Carlos Díaz, también acompañaron y en algún momento explicaron la estación con los chicos.
Como siempre, estuvo la Estación Agrometeorológica de la Experimental, que registra datos de 1965, y en la palabra de Carlos Zanek. Además, los chicos pudieron ver un video institucional que sintetiza la actividad que se lleva a cabo en esta unidad que tiene más de 50 años de historia en San Pedro.
Cada grupo de alumnos, y en algunos casos formados por diversas escuelas que interactuaron, estuvo guiado por profesionales y técnicos de la unidad, que junto al personal de campo y en sus distintas labores, resultaron anfitriones del evento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *