Más alternativas para el mercado en fresco: Rubí, príncipe de los duraznos

En los últimos días se concretó la inscripción en el INASE de una nueva variedad de duraznero de origen norteamericano y que hace 9 años se está probando en el INTA San Pedro. De pulpa amarilla y carozo parcialmente libre, este durazno es de buen tamaño y se caracteriza por florecer en una época donde hay menos probabilidades que lo afecten las heladas.

En los últimos 20 años el INTA San Pedro ha inscripto en el Registro Nacional de Cultivares (RNC) un promedio de un cultivar cada dos años. El foco del trabajo está centrado en obtener y seleccionar nuevas variedades cuyo valor fundamental combine una adecuada combinación de rendimiento y calidad de fruto, considerando además el comportamiento frente a los problemas sanitarios comunes de la región, una razonable resistencia al manipuleo, una adecuada cobertura de la temporada de producción, entre otras cualidades.

Rubyprince es el nombre de la variedad recientemente registrada en el INASE, selección obtenida en el programa de mejora genética del Departamento de Agricultura de Estados Unidos con base en la estación experimental de Byron, en el estado de Georgia. Luego de 9 años de evaluación, decidió registrarse por las características distintivas de la misma.

Florece entre el 1 y el 23 de septiembre, y puede cosecharse entre el 29 de noviembre y el 18 de diciembre. Se trata de un árbol medianamente vigoroso. El fruto, de calibre medio a grande, posee pulpa amarilla y su carozo está parcialmente libre. La piel es amarilla con sobrecolor rojo en 80% de la superficie o más. Se estima en 38 kg el rendimiento promedio de la planta.

“El desempeño de este cultivar fue sistemáticamente dado a conocer a productores, viveristas y profesionales, a través de las habituales Jornadas de Exhibición de Variedades que anualmente realiza la EEA San Pedro”, explica Gabriel Valentini, mejorador. Además, agregó que “cantidades limitadas de yemas se encuentran disponibles para aquellos viveros interesados en producir plantas madres de esta variedad, sin que existan recaudos especiales para su multiplicación comercial ya que se trata de un material de disponibilidad pública”.

 

Mejoramiento:

Desde 1993 y hasta la fecha, una docena de cultivares fueron mejorados y seleccionados desde esta Estación Experimental. Ocho duraznos de pulpa amarilla, tres de pulpa blanca y una nectarina. Desde 2006 el trabajo está enmarcado en un Proyecto Nacional de Mejoramiento de Material Base que ha financiado actividades de campo y laboratorio cuyo resultado es, entre otros, la obtención de nuevos híbridos que se hallan en distintas etapas de evaluación y selección.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *