Manso confirmó que Policía Científica detectó pólvora en la mano mujer acusada de matar a Boccardo

El Fiscal Marcelo Manso se refirió a la detención de Cristina Mabel Mateos de 67 años, acusada de asesinar a Hugo Boccardo en el año 2014 en una vivienda de Villa Jardín. El Juzgado de Garantías otorgó la detención que se materializó este miércoles.

“Después de leer la causa coincidí plenamente con el titular de Científica así que nos pusimos a trabajar contrarreloj en el expediente y ordenamos un peritaje criminalístico y llegamos a la conclusión que esto es un homicidio y lo compartimos con la Jueza de Garantías, ella coincidió con nosotros y materializamos la detención en el día de hoy”, dijo Manso a través de «La Radio 92.3».

En tanto que relató que en el momento del hecho el cuerpo “fue encontrado con un disparo en la cabeza en el parietal derecho, acostado en la cama, a partir de ahí el relevamiento y el trabajo de policía científica fue fundamental”.

Como adelantamos, inicialmente la investigación estuvo a cargo de la Dra. Ates, tras su desplazamiento al frente de la UFI 7 fue Manso continuó al frente de la causa. “Tuvimos que reconstruir todo con un peritaje que hizo científica que realmente es muy bueno, muy profesional y muy detallado”. “Hicieron el levantamiento de rastros de algunos de los componentes de la pólvora en la mano, tanto a ella como al occiso”.

Sobre ello, explicó en las manos de ambos “había bario y antimonio (dos componentes que conforman la pólvora) y en la mujer en una cantidad mayor que la persona fallecida, quien supuestamente se había efectuado el disparo”. Además “teniendo en cuenta que según la declaración de ella, jamás se había acercado al cuerpo. Entonces no hay manera de explicar cómo se produjo esa transferencia de bario y antimonio en la mano de ella, aunque sea en una cantidad mínima”

En tanto que consultado sobre la posible modificación de la escena del crimen. “Nosotros entendemos que si”. Y sobre ello explicó: “El sangrado nasal en una persona de esa edad tiende a recorrer la comisura de la cara a la altura de la boca en la posición en la que se encontraba” y el reguero de sangre «no siguió el canal natural que se forma en el rostro en una persona de su edad” por lo que esto implica “una manipulación del cuerpo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.