Los vecinos del barrio recibirán las escrituras de sus viviendas

La historia ha demostrado que cuando se pretende avanzar y lograr consensos políticos en beneficio de la comunidad se obtienen grandes resultados. En San Pedro, si bien es muy difícil encontrar acontecimientos donde se han despojado de diferencias políticas para trabajar por el bien común de la gente, hay algunos que se recuerdan.

A través de una nota enviada por el Lic. Enrique Hoppman se destaca la importancia de que «cuando hay acuerdos sociales y politicos logran cristalizar proyectos a pesar de las adversidades».

La misma expresa:»El próximo 17 de Mayo se entregaran escrituras del Barrio Arco Iris. Una noticia trascendente para familias que van a poder concretar el sueño de la vivienda propia».

Y continúa:»Allí estarán funcionarios entregando títulos de propiedad y quizás nadie haga mención a la historia que permite que se realice ese acto de justicia.

Historia que nació del sueño de un grupo de trabajadores de la industria del papel, en un primer momento, y de un Intendente que creía en el movimiento cooperativo y que hasta ideó el nombre pensando en un barrio multicultural, de distintos colores, como el Arco Iris.

En 1985 nace la Cooperativa Arco Iris con una fuerte participación de empleados de la Industria del Papel y otros gremios y con un apoyo politico que hoy extrañamos. Sus primeros integrantes fueron el Secretario del Sindicato del papel Alberto Chávez, el Intendente Radical Guillermo Farabollini, los abogados Elvio Macchia y Rogelio Estrada, ex concejal y ex Diputado Provincial por el PJ, respectivamente y otros gremialistas e integrantes del gabinete municipal. El primer paso fue fortalecer la Cooperativa que llego a tener más de 400 asociados, la escrituración de los terrenos en donde se ubicarían las viviendas, la realización del proyecto de viviendas.

Los cambios politicos y económicos de nuestro país comenzaron a mermar las esperanzas de concretar un barrio para 400 familias. Las reuniones se sucedieron, las asambleas en el salón Dorado Municipal mostraban confianza pero a su vez, la realidad era que todos los proyectos de viviendas se caían a pedazos.

El nuevo Intendente Juan José Sánchez escuchó a los Cooperativistas, a los que se sumaron los empleados del Sindicato Municipal y junto a ellos presentó al Gobernador Cafiero una carpeta donde se solicitaba prioridad para entrar en un nuevo plan de viviendas, menos ambicioso, que la provincia llamó Procasa, y en una visita a mediados de 1988, Cafiero anuncio 2 obras para San Pedro, trascendentales: la pavimentación del Boulevard 3 de Febrero y la construcción del Barrio Arco Iris con el sistema Procasa.

Por supuesto, ese fue el primer paso. Vinieron todos los actos administrativos, la elección entre los modelos de viviendas, compatibles con el plan, asambleas, los sorteos para ver a quienes correspondían las primeras viviendas, ya que el proyecto preveía construir por etapas: Procasa 1, 2, 3, 4, etc. Estudio del mejor sistema constructivo, forma de licitaciones, etc.»

Y continúa:»En eso, cuando se estaba preparados para arrancar con las primeras 33 viviendas del Plan Procasa, la hiperinflación del año 1989, hizo temblar los cimientos del país y San Pedro no estuvo ajeno.

Allí el Dr. Sánchez, estudiando la Ley Orgánica de la Municipalidad entendió que la única manera de que este proyecto pudiera efectuarse y que la inflación no se comiera los recursos, que no eran muchos, era la creación de un Consorcio Pro Vivienda, dejando en manos de los Cooperativistas la construcción del barrio, pero controlados y auditados por el Departamento Ejecutivo y el Deliberativo, con representación de todos los bloques políticos. Eran otros tiempos, y después de mucho debate y discusión, la ordenanza que creo el Consorcio Pro Vivienda fue aprobada por unanimidad por el HCD de aquel entonces (año 1989)».

Más adelante Hoppman sostiene:»Sólo podemos decir que a pesar de la hiperinflación, la obra no solo no se paralizo, sino que se terminó en sus distintas etapas en tiempo y forma, las empresas que la hicieron fueron sampedrinas, los materiales se adquirieron en un 90% en corralones locales y no se pagó un solo peso de mayores costos, habitual en este sistema.

Hoy nos reconforta saber que a 20 años de aquellos sucesos, los actuales propietarios de esas viviendas tendrán su escritura».

Y concluye:»Esto es para que no olvidemos a todos aquellos que soñaron y pusieron su granito de arena para que ese sueño multicolor sea realidad y en especial a quienes ya no están, pero apostaron a consensos sociales y politicos, que hoy parecen lejanos».

Lic. Enrique Hopman, Ex integrante de la Comisión Directiva de la Cooperativa Arco Iris (1985-1991), Ex Presidente del Consorcio Pro Vivienda (1989-1991), en memoria de Guillermo Farabollini, Juan José Sánchez, Elvio Macchia, Alberto Flores y de todos aquellos que pusieron el hombro y hoy ya no están.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *