La sequía y la bajante del río agravan los incendios de pastizales en la zona de las islas

A pesar de la leyes, los convenios, las medidas judiciales, el Plan del Manejo del Fuego, etc., etc., el fuego en la zona de islas no cesa. En la jornada de este jueves fue notorio como reaparecieron las llamas y con ellas las grandes columnas de humo en esta oportunidad que el viento lo empujó hacia la ciudad, trayendo a su vez cenizas. Se siente el olor a quemado y el humo afecta la vista y los pulmones.

Tal como se puede ver en el mapa, se reactivaron algunos focos frente a la costa de la ciudad, tal como se puede ver en el mapa.

 

Además las condiciones de los humedales, con la persistente bajante del río Paraná y las pocas lluvias, empeoran el cuadro. La situación afecta el reservorio ecológico del Delta, fuente de biodiversidad relevante, y la salud no sólo de los rosarinos, por el humo que invade la atmósfera justo cuando la pandemia de covid-19 obliga a cuidar el sistema respiratorio.

Desde enero se quemaron unas 6.000 hectáreas, según estimaron desde la Nación, y solamente en los últimos cuatro días hubo más de 40 focos activos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *