La Presidenta pidió una ley para terminar con el trabajo esclavo

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, junto con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, presentaron en la Casa de Gobierno un programa para profundizar la lucha contra el trabajo no registrado a través de la informatización de las inspecciones y en ese marco le reclamó al Congreso la sanción de una ley para combatir el trabajo esclavo en los emprendimiento rurales.

En su discurso, la jefa del Estado remarcó la importancia del plan que “es una herramienta más para terminar con el trabajo ilegal”, al tiempo que destacó que desde el 2003 a la fecha se hizo mucho en tal sentido y “hemos logrado el porcentaje más alto de trabajadores formales de las últimas décadas”.

Se tomó entonces del informe que previamente había hecho Tomada para ratificar que “en la década del ‘90 cada diez puestos de trabajo que se creaban, nueve eran ilegales y hoy de cada diez que se crean, ocho son legales”.

En medio de las denuncias sobre “trabajadores esclavos” en el campo, la mandataria reclamó entonces al Congreso que coloque en su agenda “un instrumento legal” para combatir el empleo ilegal en zonas rurales.

“Quiero hacer una distinción entre trabajo ilegal y trabajo esclavo”, afirmó, porque “el trabajo esclavo es algo más, es un escalón más en la falta de dignidad en el trabajo”.

Calificó entonces como “condiciones infrahumanas” las que sufren en algunos casos los trabajadores rurales.

Tanto la Presidenta como el ministro de Trabajo, exhortaron en sus discursos “a no hablar de trabajo en negro porque es discriminatorio” y recomendaron hablar de “trabajo ilegal”.

El plan “Trabajo registrado digital-Control en tiempo real” consiste en informatizar “la fiscalización con la puesta de la tecnología de punta al servicio del empleo”.

Según informó el Ministerio de Trabajo, se podrá realizar el relevamiento digital y constatar en el momento de la fiscalización la situación registral de los trabajadores mediante una conexión vía web de las herramientas a las bases de datos de la Seguridad Social.

Asimismo, se puso en marcha un sistema para elaborar un “ranking del total de empresas considerando la probabilidad estimada de que las mismas incumplan con la normativa laboral”.

Santiagueños

El anuncio de la Presidenta se realizó luego de que semanas atrás medio millar de trabajadores golondrinas provenientes de Santiago del Estero fueran hallados en pésimas condiciones de salubridad en campos de maíz de las localidades de Ramallo y Arrecifes, provincia de Buenos Aires.

Sumados estos casos, ya son unas mil las personas encontradas en malas condiciones de trabajo que la Justicia investiga si pueden ser encuadradas como trabajo esclavo.

En este caso, se detectó a un total de 546 personas, 120 de ellas en campos de las localidades de El Paraíso y Pérez Millán, en el partido de Ramallo.

Como se recordará, el 30 de diciembre pasado, se dio cuenta del hallazgo de 120 santiagueños esclavizados en un campo de la firma Nidera, en el paraje Beladrich, en San Pedro.

También el martes 4 de enero se hallaron otros 69 en una plantación de maíz de la empresa Southern Seeds Production (SSP), en el paraje La Luisa.

Todos volvieron a Santiago del Estero y el fiscal Rubén Darío Giagnorio imputó a 12 personas en la causa que instruyó por “reducción a servidumbre”.

Fuente: www.elliberal.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *