La familia Navarro espera la decisión de la justicia para recuperar el terreno en Sbert y Alvear

La familia de Manuel Navarro continúa con la lucha por querer recuperar el terreno que les pertenece y les fuera usurpado hace dos semanas. A la falta de respuesta a su reclamo contrataron los servicios de una abogada.

Cabe recordar que el predio ocupado por alrededor de unas 25 personas está situado Mateo Sbert y Alvear, en donde levantaron sus precarias viviendas. En su momento el dueño del lugar, de unos 76 años, se enteró que lo estaban ocupando cuando su nieto llegó a su casa y le comentó lo que había observado. Él se acercó les preguntó porque habían decidido instalarse e inmediatamente le contestaron que no tenían donde vivir. A partir de allí decidieron hacer la denuncia en la comisaría local.

«A los que le tuvimos que pedir una manito ya se la pedimos y nos cansamos de esperar la respuesta, ya sea el señor Guacone, el comisario que fueron todas promesas, que sí, llamame cuando vos quieras y cuando lo hacemos nunca nos atiende nadie. Los vecinos están asustados porque hay más terrenos, y no saben hasta cuando van a ser dueños, porque la gente se mete y después nadie hace nada, y estamos a la buena de Dios», señaló la hija Olga Navarro en declaraciones a FM Génesis.

Y agregó:»Sentís impotencia, pero más bronca te da es saber que estás sola, ellos se van, cual es la obligación del comisario como mínimo quedarse, ver si se mete más gente, dejar un patrullero que se quede a cuidar no , ellos se van total hay cosas más importante para hacer. Llamás al Intendente y también, él tiene que hacer sociales es importante es estar con gente en el balneario, en otro lugar, o en la reunión de no se de quien, que preocuparse por la gente de San Pedro. Yo no estoy haciendo campaña contra el Intendente, pero tengo mucha bronca de que algo que es tuyo (de mi padre) te lo roben, que ha realizado tanto esfuerzo para criarnos». También aseguró que tienen los documentos que certifican que la tierra les pertenece.

Navarro comentó que adquirieron el sector en 1964 por 200 mil pesos, luego de ganar una rifa del Club Náutico, y que desde ese momento el lugar estuvo destinado para que sus hijos y nietos pudieran construirse sus propias casas.

Por su parte, la Dra. Marisa López Bravo, quien fue consultada por la familia para recibir un asesoramiento legal, consideró que “no se pueden suplir las omisiones con violencia”, y que el problema “es un tema social, como la falta de viviendas, y ahora toman como modalidad que en cualquier terreno que encuentran comienzan a levantar carpas, porque y vivimos en una sociedad en la que todos quieren una solución ya”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *