La Cruz Roja recibió 3 mil cajas de alimentos para ser repartidas

Tres mil cajas con alimentos fueron recibidas la semana pasada en la sede de la Cruz Roja local para ser utilizada como ayuda humanitaria. “Recibimos del Programa Nacional de Seguridad Alimentaria dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de Nación, alimentos no perecederos que serán destinados a los colectivos con los cuales trabajamos durante todo el año”, informaron en la red social Facebook.  Estos alimentos serán distribuidos en comedores y/o merenderos, familias que se encuentran anotadas en el programa en inter-zafra, personas que padecen enfermedades crónica, familias isleñas y personas en situación de calle.  Marisa García, presidenta de la entidad, explicó que el aporte fue de 3 mil cajas y cada una cuenta con 19 productos. “Periódicamente pedimos más o menos para esta época y en septiembre. Todo depende de la emergencia, la necesidad y de nuestra logística”, apuntó.  El Plan Nacional de Seguridad Alimentaria (PNSA) fue creado en 2003 por la Ley 25.724, con el objetivo de posibilitar el acceso de la población en situación de vulnerabilidad social a una alimentación adecuada, suficiente y acorde a las particularidades y costumbres de cada región del país.  La seguridad alimentaria de una familia o comunidad contempla, según lo establece la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los siguientes componentes: disponibilidad de alimentos; acceso suficiente a los alimentos; buena selección; correcta elaboración, manipulación y conservación; adecuada distribución dentro del grupo familiar; y buen aprovechamiento por el organismo.  En este sentido, la ejecución del PNSA involucra en sus líneas de acción los distintos aspectos necesarios para garantizar la seguridad alimentaria y la educación nutricional de las distintas comunidades del país. Una de sus líneas fundamentales, consiste en la implementación de tarjetas magnéticas a las que el Estado transfiere dinero para la compra de alimentos. Las destinatarias de esta acción son aquellas familias con niños menores de 14 años, embarazadas, discapacitados y adultos mayores en condiciones socialmente desfavorables y de vulnerabilidad nutricional. De esta forma, se favorece la autonomía en la selección, el acceso a alimentos frescos y se promueve la comida en familia.  Por otra parte, se realizan transferencias de fondos a los estados provinciales destinados al mejoramiento de la calidad alimentaria de los comedores escolares y a organizaciones sociales que brindan el servicio de comidas servidas en espacios comunitarios.  El PNSA desarrolla además otros programas, que complementan las acciones mencionadas anteriormente: Familias y Nutrición fortalece a las familias en la función básica de sostén y crianza de sus hijos, alimentación-nutrición y cuidado de la salud; Abordaje Comunitario impulsa el desarrollo de las organizaciones comunitarias que brindan servicios alimentarios; Pro-Huerta promueve el acceso a una alimentación saludable mediante la autoproducción de alimentos frescos para el consumo personal, familiar, comunitario e institucional; Educación Alimentaria y Nutricional trabaja en la capacitación de técnicos y destinatarios del PNSA con el objetivo de convertir los conocimientos en hábitos de alimentación saludable.  Todas las acciones desarrolladas por el PNSA son acompañadas y fortalecidas con la edición de materiales educativos, folletos, cuadernillos, afiches, textos informativos y de capacitación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *