Jornada en el INTA, «Valor agregado: tendencias y experiencias»

Entre las actividades que impulsa el INTA San Pedro para agregar valor a la producción primaria en pos de generar mejores recursos y calidad de vida a quienes integran el sector agropecuario, se destacan casos con batata, arándanos, durazno y kiwi. Los viveros se constituyen en un potencial para trabajar la identidad local, la marca y la calidad.

Se dice que son los detalles los que establecen el valor agregado de los productos y/o servicios y que la tendencia actual de la producción competitiva, pretende alcanzar el mayor valor del producto obtenido en el campo. En los caminos para lograr esto, se puede diferenciar la producción y por ende aumentar su valor o mejorar las posibilidades de comercialización, a través de la obtención de certificaciones que aseguren que el cultivo se desarrolló en lugares geográficos especiales, o con métodos de producción con ciertas características que los hacen diferentes, con respecto a otros que no las poseen. La integración de la producción agropecuaria con la industria constituye otro enfoque en la temática. En este sentido, se comparten algunas experiencias que se llevan adelante con la coordinación de técnicos del INTA, y otras que áun se están explorando.

Tal es el caso de la cooperativa Alimentaria San Pedro, una agroindustria recuperada que actualmente elabora dulces sólidos de membrillo, arándanos y principalmente batata con productos de la zona de San Pedro y de otras zonas del país. Comercializan con una marca local y están vinculados a INTA a través del Programa Cambio Rural, programa de Intervención del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. “Dentro de las actividades realizadas en conjunto se encuentran el apoyo a la comercialización, esto es, búsqueda de mercados alternativos, mejora en la presentación de productos, capacitación y promoción”, explica la Ing. Agr. Laura Hansen, a cargo de la Agencia de Extensión Rural en San Pedro. A través de la Fundación ArgenInta se han realizado clínicas de testeo de productos con los consumidores y estudios de mercado a fin de analizar el producto con relación a sus consumidores y así encontrar nichos de mercado para nuevos productos. Los proveedores de materias primas son fundamentalmente de la zona de San Pedro, tanto batata como arándanos. En el caso de los últimos es necesario realizar acuerdos con productores de San Pedro para lograr abastecimiento continuo de la materia prima a lo largo del año. “Actualmente se han diversificado e incorporado nuevas producciones como la presentación de dulce sólido de arándanos en paquete de 1/2 kilo y presentación de lata de 700 grs., ambas también en bajas calorías. Se renovó el diseño del envase y se incorporó de la leyenda ‘Elaborado en San Pedro’. Todas las presentaciones tienen el mismo estilo de diseño, adoptando la guarda pampa como símbolo de tradición, asociado a los dulces”.

Calidad de alimentos: Otra de las experiencias, también con batata, se llevan adelante desde la Experimental San Pedro. Los Ings. Agrs. Héctor Martí y Graciela Corbino, con su equipo de trabajo desarrollan alternativas para agregar valor a este cultivo. “En 2010 obtuvimos Colorado INTA, una batata que tiene mayores propiedades saludables, lo que es un valor agregado que debería certificarse por medio de un protocolo de producción”, cuenta orgulloso Héctor Martí, referente en investigación de este cultivo. También se ha trabajado en la elaboración de dulce de batata hecho con material sin pelar, en un intento de lograr mayor contenido de compuestos saludables en el producto. “Si bien logramos resultados satisfactorios en laboratorio, hay que seguir ajustando el proceso en la industria”. También se probó en laboratorio, la elaboración de dulce de batata con el agregado de otras frutas, como ciruela, con resultados también muy buenos en cuanto al aumento de capacidad antioxidante. El potencial de la batata para agregarle valor es muy amplio. “Desde el simple agregado de un film plástico individual a batatas lavadas para ser cocinadas al microondas, hasta la elaboración de bioetanol, por ejemplo”, afirma Martí y recuerda el Convenio de Vinculación Tecnológico con una empresa para seleccionar variedades con mucho almidón, que es la base para el etanol. «En este sentido, hay que estudiar, preferentemente junto con los potenciales clientes hablando de empresas y productores, la viabilidad de las diferentes alternativas”.

Foros de encuentro: Experiencias con frutas como el kiwi de Mar del Plata y duraznos del NOA, representan otras experiencias valiosas que si bien no son locales, se enmarcan en el Proyecto Integrado de Poscosecha e Industrialización de Frutas coordinadas por el Ing. Agr. Ricardo Murray, del INTA San Pedro. “Estamos desarrollando tecnologías para el agregado de valor en origen de 15 frutas en 20 unidades del INTA, entre Estaciones Experimentales Agropecuarias e Institutos. Una de nuestras mayores apuestas son los Foros, ya que pretenden operar en el núcleo de la innovación, donde los actores de un territorio vinculados a una cadena agroindustrial se encuentran para reconocer sus problemas y buscar juntos sus soluciones”, compartió Murray. Tales son los casos del Kiwi de Mar del Plata, donde se formó una cámara y se está trabajando en una marca colectiva bajo un protocolo de calidad que enfoca hacia Global Gap; y el de los Duraznos del NOA donde se hace con un protocolo de calidad con énfasis en la cuestión de la madurez y el sabor de la fruta, y se orienta hacia una forma de asociativismo entre operadores.

Viveros: Con respecto a vivero, la certificación de la calidad de las plantas, que hoy es una normativa en cítricos, podría pensarse como agregado de valor. “La comercialización de plantas de la zona de San Pedro podría constituirse en atributo en cuanto a la zona geográfica, lo que otorgaría un valor agregado a la producción. Para ello, habría una instancia previa para trabajar la calidad de las plantas”, expresó Hansen.

La jornada en INTA

Ese jueves 7, de 9 a 13hs., la EEA INTA San Pedro presenta la temática del agregado de valor como contribución y apoyo de los trabajos en marcha y los futuros que puedan explorarse. La propuesta «El valor agregado en la producción primaria» se extiende a profesionales, productores, emprendedores, estudiantes, e interesados que quieran participar de la jornada que tendrá lugar en el km 170 de la ruta 9, oportunidad en la que disertarán profesionales del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. En esta oportunidad, el Dr. Héctor Niubó presentará “Denominación geográfica y de origen”; y el Ing. Agustín Sola “Sello de calidad: Alimentos Argentinos”; finalizando con una experiencia de agregado de valor en mostaza a cargo de Sr. Fernando Sotz, del Establecimiento Colonia, Cafferata, Santa Fe.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *