[Internacionales] Explosiones de nitrato de amonio, como las de Beirut, causaron 2.000 muertos

La explosión en Beirut por combustión de toneladas de nitrato de amonio se suma a otras tragedias provocadas por esta sustancia, desde el accidente que casi hizo desaparecer hace ochenta años el pueblo belga de Tessenderlo hasta el estallido de una planta química en Toulouse (sur de Francia) en 2001 o una fábrica de fertilizantes en Texas (EE.UU.) en 2013.

Aunque todavía queda esperar a la investigación oficial sobre el origen de la explosión, el primer ministro libanés, Hasan Diab, indicó que la causa fue un cargamento sin custodiar desde hace seis años de nitrato de amonio de 2.750 toneladas, técnicamente una sal soluble de ácido nítrico y amoniaco, un químico simple con la fórmula NH4NO3. La ciudad de Beirut, cuya mitad aparece hoy irreconocible tras las dos explosiones consecutivas por nitrato de amonio, no es el primer caso de hechos de este tipo: se registraron más de una veintena de desastres similares durante el siglo XX, causando en total unos 2.000 muertos en diferentes países, desde el Reino Unido, Francia, Polonia, México y Australia hasta Estados Unidos.

También el pueblo belga de Tessenderlo sobrevivió en 1942 a una de las mayores tragedias que se recuerdan a causa de esta sustancia, que sigue siendo el episodio más grave de la historia de la ciudad y se conmemora cada año. Dejó 189 muertos y más de 900 heridos.

En plena ocupación nazi, la planta química de este municipio flamenco quedó destruida tras la explosión de 150 toneladas de nitrato de amonio, a causa de un disparo -según la versión que más peso ha ganado- aunque los alemanes sospecharon que fue un sabotaje. Dos décadas antes, la ciudad alemán de Oppau, sede del grupo químico BASF, que producía explosivos durante la I Guerra Mundial, fue escenario de otra catástrofe: las 4.000 toneladas de nitrato que había almacenado desde el final del conflicto estallaron, lo que dejó la localidad y sus alrededores devastados y provocó 561 muertos y miles de heridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *