Intentaron estafar a una vecina con la Reparación Histórica del ANSES

Se trata de una creciente modalidad de estafa, donde los delincuentes se hacen pasar por empleados de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) y mediante un llamado telefónica informan a la posible víctima que fue beneficiada con la «Reparación Histórica», para luego quitarles sus ahorros mediante una transferencia bancaria.

En la tarde de este miércoles, cerca de las 15 hs. Gilda Cardozo, recibió una llamada de una persona que decía pertenecer al Anses de Córdoba, se identifico como abogado: el Dr. Marcos Moreno, quien le dijo que era beneficiaria del plan RUAN: Registro Único de Adultos Nacionales y que había sido beneficiada de $86 mil. Pero para cobrar tenía que darle un número de cuenta bancaria, le pedía en todo momento que no corte la comunicación y que fuera al banco. Sin embargo como la situación le generó desconfianza, cuando la llamada se cortó la mujer se comunicó directamente al ANSES donde le confirmaron que era un intento de estafa.

 

La modalidad utilizada

Los estafadores le encomiendan al jubilado o jubilada que se dirija hacia un cajero automático con un teléfono celular para no cortar la comunicación, y una vez allí le indican cómo realizar una trasferencia bancaria a una cuenta determinada.

Ya frente al cajero automático, y preferiblemente fuera del horario bancario, para poder hablar por teléfono sin que un guardia de seguridad interrumpa la comunicación, los victimarios realizarán varios pasos críticos por la complejidad.

1- Les dictarán los 22 números del CBU dónde deberán trasferir en ese momento el dinero acordado para dar comienzo a la aceleración de los trámites del cobro de la Reparación Histórica. Es la maniobra más tediosa y engorrosa ya que en más de una oportunidad los ancianos demoran más del tiempo establecido para introducir de manera correcta los dígitos.

2- Concretado con éxito el engaño, los estafadores no quedaran conformes. Intentarán que el jubilado solicite su CBU y este se los pase verbalmente con la excusa que lo necesita para transferirle los haberes una vez «destrabado el trámite».

3- Hay casos extremos en los cuales el incauto jubilado llegó a darles hasta el PIN de la tarjeta de extracciones.

4- El siguiente paso, ya con el jubilado en su casa y feliz porque alguien se preocupó por su situación, los delincuentes intentarán vaciar su cuenta. En varios casos lo consiguieron.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *