Impondrán el nombre de Paseo “Agenor Almada” a la continuación de 11 de Septiembre

Se trata de la obra de extensión de la Avenida 11 de Septiembre que se está construyendo y que contempla un paseo y rotonda que llegará hasta el río.

“Consultado con los familiares, la extensión de la 11 de septiembre se va a denominar Paseo Agenor Almada”, confirmó el propio Intendente Salazar a nuestro medio. Se trata de uno de los deportistas ilustres de nuestra ciudad y que está fuertemente identificado con el barrio en donde se lleva cabo el nuevo emplazamiento urbano. Almada falleció en enero del 2012.

Tal como se había adelantado la semana pasada, se lleva a cabo el adoquinado de los 170 metros que restan para terminar este paseo y que se estima que podría terminarse en los próximos 3 meses. El propósito del proyecto que involucra a todo el barrio y de ese modo lograr una renovación urbana que podrán disfrutar tanto sampedrinos como visitantes.

 

Cruce del Río de la Plata
El 2 de marzo de 1964 Agenor Carlos Almada agregó su nombre a los nadadores que habían intentado – no todos exitosamente – cruzar el Río de la Plata, el más ancho del mundo. La proeza tuvo como punto de partida Colonia, en Uruguay, y de llegada, Hudson, en el partido de Berazategui, Argentina. Además, el logro tuvo el bonus de haber establecido el mejor registro hasta ese momento con 19 horas, 10 minutos y 30 segundos.

El sampedrino comenzó su raid el domingo 1 de marzo, a las 15:30 cuando se lanzó al agua desde el puerto viejo de Colonia del Sacramento y arribó a la costa argentina el lunes 2 a las 10:40 luego de recorrer casi 40 kilómetros y establecer un nuevo récord que superó al del entrerriano Angel Viera por 3 horas y 8 minutos.

“¿Cansado Almada?”, le preguntaron apenas concluyó su proeza y él respondió: “No. Ni siquiera tengo sueño… tal vez porque mi sueño era este cruce.” Cuando le repreguntaron qué vendría luego de la hazaña, contestó: “Prepararme para mi segundo sueño: Rosario – Buenos Aires. Era un pibe cuando me deslumbraba el empeño, la tenacidad y la constancia vasca de Pedro Candiotti”.

Justamente, el acompañamiento momentáneo al santafesino (“el tiburón de Quillá”) en sus travesías motivó el apodo de Agenor: “el yacaré del Paraná”, además de aprender de sus consejos como por ejemplo que para intentar estos raids no solamente hacía falta entrenamiento sino estar maduro. Agenor tenía 31 años cuando consiguió el cruce.

 

Con información de http://sanpedrohistorico.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *