Germán López y Carlos Casini en el encuentro de Alfonsín y De Narvaez

El sábado pasado se desarrolló el Plenario Provincial 2011 en la Ciudad de La Plata de Unión Celeste y Blanco que comanda Francisco De Narvaez, allí junto a Raúl Alfonsín publicitaron su primera aparición pública tras sellar un acuerdo que los llevará a las elecciones de octubre.

Además estuvieron presentes acompañando al líder radical, el candidato a Intendente Germán López y a De Narvaez Carlos Casini.

Los colores rojos predominaron en una escena cuidada al máximo para la ocasión. Ese fue el color que el ex titular de Casa Tía eligió meses atrás cuando aún no pensaba que iba a sellar una alianza con el radicalismo.

“Hay situaciones en la vida y en la política que requieren de mucho coraje, de mucha convicción. Lo que hemos hecho en la provincia, reunir tradiciones políticas diferentes es un paso importante, no sólo para la provincia, sino para la Argentina en su conjunto”, afirmó Alfonsín.

La frase “Gobernar bien” podía leerse en el fondo de un escenario en el que predominaban los colores rojos. En el escenario, dos atriles esperaron a los oradores con la leyenda “Faltan 141 días”.

El radical siguió con fuertes críticas al socialismo “Sé que puede haber quienes con buena intención no compartan o no comprendan. Sé también que hay quienes con mala intención, con deshonestidad intelectual, cuestionan la iniciativa que hemos puesto en marcha radicales y peronistas en la provincia”, dijo Alfonsín remarcando por segunda vez que el acuerdo con De Narváez se limita a las fronteras del territorio bonaerense.

“Tenemos que actuar con valor para enfrentar esas críticas. Hay veces que tenemos que tomar las decisiones difíciles, no siempre son claras y hay quienes están convencido de que tal o cual decisión es la correcta pero desisten por temor a pagar costos políticos. Un político de raza jamás deja de hacer lo que tiene que hacer por temor”, lanzó el radical.

Alfonsín criticó además a Daniel Scioli. Ante cada cuestionamiento hizo referencia a su hermano, José “Pepe” Scioli que observaba el discurso desde la primera fila. “Perdoname Pepe, no es contra vos”, le explicaba el radical.

Antes el anfitrión lo había precedido en la palabra. “Vamos a terminar con el ‘roban pero hacen’”, dijo el candidato a gobernador bonaerense y agregó que “los ciudadanos de toda la Argentina nos piden humildad, convicciones y que nos unamos, y por eso hemos transitado este camino para superar banderas partidarias y unirnos”.

“Venimos a unirnos en la provincia, para tener una provincia que no tenga hambre, que no tenga miedo. Venimos a unirnos para construir nuevamente la esperanza”, aseguró.

Al cierre, Alfonsín y De Narváez se abrazaron y posaron para la tan preciada foto. De fondo sonó la música de Diego Torres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *