Finalizó de manera exitosa la 38° edición del Festival de música popular

Este domingo por la noche finalizó el Festival de Baradero. Con entradas agotadas en las cuatro noches que duró la cita, en la madrugada tuvo lugar el cierre del tradicional festival de música popular. Abel Pintos y Los Nocheros brillaron en la última jornada ante una multitud que colmó el anfiteatro municipal.

Si bien pasó el tiempo de la euforia y la novedad, Los Nocheros siguen apostando a la fórmula que los puso en el privilegiado sitio que hoy ocupa en la escena de la música popular. La eficacia del repertorio que combina baladas y canciones folklóricas, con solamente un par de temas nuevos, permite que el cuarteto salteño siga conservando sus seguidores. En Baradero están regresando a casa, pues en este festival fueron Premio Revelación en los albores de su exitosa carrera cuando Kike Aguilera aún era uno de los integrantes del grupo junto a Rubén, Mario y Kike Teruel.

Al finalizar la temporada, Los Nocheros completarán casi 40 conciertos, incluyendo la presentación de mañana martes en Asunción (Paraguay), donde se presentarán junto a la Orquesta Sinfónica de esa ciudad. Luego, en Abril, vendrá el ansiado periplo por Australia, con shows en Sidney y Melbourne.

A las 4 de la madrugada de de ayer, subió al escenario “Figueroa Reyes”, el bahiense Abel Pintos, cuya actuación significó el final de esta edición del evento.

Con una puesta de sonido más cercana a la estética del rock, Abel consiguió la adhesión de sus fans, que invadieron cada rincón del predio, ocupando también los sectores destinados a los reporteros gráficos. También sintiendo el esfuerzo de una interminable serie de conciertos, el cantante bonaerense cede espacio importante para el lucimiento de sus músicos. Con una muy cuidada producción, supervisada desde muy cerca por Susana Marini (su madre), el numeroso staff de Pintos aporta con su convocatoria al éxito de todos los festivales de verano.

Abel Pintos está muy cerca de concretar su primera incursión importante en el exterior. En el 2012, está a punto de cerrar su show en Canadá. Y para el 2013, esto tiene que ver con su impronta rockera en el último disco, se anuncia su presencia en el Cosquín Rock.

En tanto, que en la jornada del sábado el joven violinista tucumano Ivo Rodríguez (revelación del anterior festival de Baradero 2011) volvió a confirmar sus dotes con una rica selección de piezas folclóricas, clásicas y populares También se destacó el cantautor y músico oriundo de San Pedro Hernán Montes, quien es el compositor de “La paz de Obligado», canción emblema del día de la soberanía que saluda la gesta de la Vuelta de Obligado, y también regaló dos versiones, personales e impecables, de “Piedra y camino” y “Zamba del carnaval”.

Roberto Rimoldi Fraga volvió al escenario de Baradero después de haber sido la primera “revelación” del festival en 1967 y desarrolló un set de canciones enarbolando la bandera de su mirada sobre la argentinidad con piezas como “Para cantarle a mi gente”, el relato “Por sobre todo argentino”, “Zamba de la toldería”, su versión de “Los ejes de mi carreta” y “Yo lo invito”.

Asimismo, sobre el cierre y cuando ya se había pasado largamente su tiempo de actuación, remató el set con “Argentino hasta la muerte”.

Dos promesas como Facundo Mocoroa y Lucas Segovia mostraros sus talentos a pesar del horario y la Orquesta El Arranque, que dirige el contrabajista Ignacio Vaucharsky, revalidó su impronta tanguera de lo tradicional a la vanguardia con un muy buen cantor como Juan Villarreal.

El remate de la tercera noche quedó para el cantautor Ignacio Copani, quien desplegó algunos de sus clásicos, pero ante un predio que para entonces ya contaba con muy poca gente.

Mientras que en la noche del viernes Soledad fue la encargada de cerrar la segunda noche festivalera promediando las 4 de la madrugada, presentando temas de su más reciente disco “Vivo en Arequito”, junto a su hermana Natalia y su banda que comanda el bajista Pablo Santos.

La Sole le regaló a su entusiasta público una compilación de chacareras, zambas y huaynos como “Chacarera para mi vuelta”, “Del tiempo de mi niñez”, “Mi pueblo”, “De una bailanta”, “El toro”, “Tren del cielo” y “Lucerito alba”.

Antes de su actuación, Los Alonsitos trajeron toda la alegría de Corrientes con su mensaje litoraleño y con una rica combinación de sus canciones con temas clásicos de la historia del chamamé.

El concepto y el cuidado por la palabra quedó anoche en manos de Marián Farías Gómez, quien entonó temas populares de su disco “Para ir a buscarte” de donde se destacan las exquisitas versiones de “Zamba de allá”, la “Serenata para la tierra de uno” y el final con la “Chacarera del rancho”.

Vale destacar, lo que ocurrió el primer día del Festival, donde las luces del escenario se encendieron, para dar paso al Himno Nacional Argentino y la interpretación de la Escuela de Señas de Baradero. Luego fue el turno del Ballet Sixto Palavecino, que como siempre brindó un gran despliegue sobre el escenario. Dándole paso a la apertura oficial con los fuegos artificiales con presentación de Oscar Righini, Claudio Santella y Karina Pérez Pintos.

El público desde horas temprana fue colmando el Anfiteatro Municipal en una noche muy agradable. Ganadores del Pre-Festival subieron al escenario mayor a lo largo de la noche, el humor se fue alternando, logrando que todo se conjugue en una fiesta bien organizada para disfrutar de los artistas como el Chaqueño Palavecino, Sergio Galleguillo, Chango Spasiuk, Enrique Llopis, San Luis Tango, Hernán Montes, Ballet Chivilcoy y los ganadores del Pre festival 2011.

Esta nueva edición del Festival Baradero 2012, tuvo como eje temático el homenaje a la mujer y en la primer noche fue homenajeada Estela De Carloto de Abuelas de Plaza de Mayo, siendo este un momento de mucha emoción.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *