Exhibición de variedades 2011: Más duraznos y mejor adaptados

Se concretó la edición 2011 de la exhibición de variedades de frutales de carozo que el INTA San Pedro organiza cada año para compartir el resultado del trabajo de mejoramiento que se realiza en la unidad. La idea fue favorecer el intercambio, no sólo mostrando el producto de los desarrollos, sino recibiendo las percepciones de los principales destinatarios del trabajo, quienes toman la decisión a la hora de elegir variedades para sus montes.

La reunión comenzó con una presentación de la metodología que se utiliza para realizar cruzamientos, que en los últimos años ha permitido al equipo de trabajo conducido por María Elena Daorden la concreción de una importante cantidad de plantas obtenidas a partir de semillas, producto de combinaciones entre distintas variedades y luego de la utilización de técnicas de laboratorio para su propagación. En la oportunidad se destacaron algunos de los parámetros que utilizan para la priorización de materiales y entre estos se hallan la fecha de floración y su rendimiento. Además, inciden aspectos como el tamaño de fruta y las características organolépticas.

Ya en la colección que el INTA tiene implantada con dos o tres ejemplares por variedad, los visitantes fueron recorriendo algunas plantas seleccionadas por sus características. Gabriel Valentini señaló primero un grupo de plantas de duraznos especiales para industria, que aunque no es tradición en la zona, “es importante saber que hay datos de variedades de este tipo, adaptadas a las condiciones locales de cultivo”.

Luego le tocó un momento a Rubyprince, la variedad recientemente registrada en INASE, y que aquí presentaba una planta vigorosa y con los frutos ya cosechados, dispuestos el pie del árbol para que los visitantes pudieran observar, fotografiar, anotar y degustar. Así siguieron Texprince, Summer Sweet, Southern Pearl, Don Carlos INTA y otras tantas con denominaciones que combinan letras y números. La visita incluyó también algunas variedades de ciruelas, entre las que se encuentra Dofi Sandra, registrada bajo licencia de un grupo de viveros italianos y con excelentes resultados para la zona.

A continuación, y aún sin dejar el monte, pero a la sombra de eucaliptos, los asistentes pudieron tomar contacto con los principales resultados de trabajos realizados por el INTA San Pedro para el control de plagas y enfermedades, en la palabra de Mariel Mitidieri y Gonzalo Segade. Se presentaron conclusiones de ensayos sobre cálculo del volumen de producto aplicado en función del tamaño de las plantas y la necesaria calibración de las máquinas pulverizadoras, servicio que presta el INTA San Pedro. Además, Mitidieri explicó que “en los análisis realizados en los últimos años se encontró menor resistencia al Carbendazim, y por tanto un interesante mejoramiento con relación a las condiciones de producción de años anteriores”. Por otro lado, mostraron datos de productos biológicos utilizados como la Trichoderma que aportan una variante interesante al tradicional manejo, aunque los fungicidas siguen siendo los productos más eficientes para controlar enfermedades.

El encuentro finalizó ya en un salón donde los asistentes pudieron refrescarse con alguna bebida, y recibieron un ejemplar del libro “Actualización del panorama varietal de durazneros y nectarinas para el norte Bonaerense”, publicación recientemente editada por Valentini y Daorden y que sintetiza más de 40 años de trabajo en actividades de mejoramiento y selección partir de obtenciones propias o variedades introducidas desde diferentes lugares del mundo cuyo comportamiento agronómico y potencial productivo son evaluados en nuestras condiciones de producción. Los interesados en recibir esta publicación pueden contactarse con sus autores.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *