Encuentran una bola de boleadora aborigen en la zona rural

La señora Mirta Tagliatore se acercó en estos días al Museo Paleontológico de San Pedro para ceder un objeto de granito gris, esférico, de unos 8 centímetros de diámetro. La bola, perteneciente a una boleadora construida por grupos aborígenes que habitaron nuestra zona en épocas pasadas, proviene de la zona del paraje Colegiales y estuvo en custodia de su familia desde hace más de un siglo.

UNA HISTORIA PARTICULAR…

El bisabuelo de Mirta, Ángel Tagliatori, inmigrante italiano, fue un colono que no dominaba demasiado el castellano y esto siempre fue un obstáculo a la hora de comunicarse con una familia originaria que vivía en las inmediaciones del arroyo del Tala, cerca del campo que él trabajaba con su familia.

Con el pasar de los años, fue Juan Tagliatori, hijo de Ángel y abuelo de Mirta, quien logró establecer un excelente vínculo con aquella familia originaria, con quienes se respetaban mutuamente. Por esos años, fue que quedó en la casa de los Tagliatori, una boleadora de tres bolas a modo de obsequio de aquella amistad.

Por más de 100 años, ese objeto permaneció en un galpón del establecimiento rural, acusando el deterioro producido por los años; hasta que en estos días, Mirta decidió entregar lo que quedaba de aquella boleadora al Museo Paleontológico para su resguardo.

Como todas las bolas de piedra que se encuentran esporádicamente en nuestra zona, está hecha de granito trabajado, para lograr un objeto esférico que luego era forrado en cuero y atado a un tiento que permitía arrojarlo a distancia para cazar o defenderse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *