El SENASA clausuró criaderos clandestinos de cerdos en nuestra ciudad

Un brote familiar de triquinosis, motivó la clausura de criaderos clandestinos de porcinos en las localidades San Pedro, Florencia Varela y Saliquelló. Los operativos fueron realizados en forma conjunta con los municipios, el SENASA, el ministerio de salud y el personal del Ministerio de Asuntos Agrarios a través de la Dirección de Fiscalización Agropecuaria y Alimentaria.

“Trabajamos en constante articulación con los organismos nacionales y los municipios para mantener el control sanitario en la provincia. En cada procedimiento o en cada operativo apelamos a la responsabilidad de los productores para mantener el apego a las buenas prácticas de crianza” explicó el ministro Arrieta.

En San Pedro, localidad de Río Tala, se llevó a cabo la clausura de un criadero clandestino de cerdos. En el establecimiento se producía de manera casera chorizo seco sin el debido control sanitario en el momento de la faena. En total habría 10 casos confirmados y 70 en estudio. Los tres animales involucrados en la transmisión de esta enfermedad serán faenados en el día de hoy bajo el control de los veterinarios del Ministerio Asuntos Agrarios (Dirección de Auditoría Agroalimantaria) y del Municipio de San Pedro.

Los controles sobre los establecimientos dedicados a la cría de porcinos se multiplicaron en los últimos años. Mientras que durante 1997 se produjeron en la provincia 30 brotes, con 700 infectados; en 2001 se verificaron 12 brotes, con menos de 150 personas enfermas. Durante el 2011, en la Provincia de Buenos Aires se registraron 45 focos porcinos distribuidos en 33 partidos, y 7 brotes humanos. Las cifras de personas que contraen la enfermedad descienden pero el peligro sigue latente, en especial, entre abril y julio, cuando se carnean los porcinos.

“Ahora más que nunca debemos incrementar los controles considerando la importante inversión que está realizando el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y del gobernador Daniel Scioli para sustituir importaciones a partir de la producción en la provincia, con la implementación de programas específicos como el Fortalecimiento de la Actividad Porcina” explicó el titular de la cartera agraria.

La enfermedad, prevención y control

La triquinosis es una enfermedad producida por el parásito Triquinella spiralis que, al ingresar en el organismo, se aloja por lo general en los músculos. Si no es tratada en forma inmediata, puede provocar desórdenes gastrointestinales, dolores musculares, edemas faciales y hasta lesiones cardíacas. En algunos casos, puede conducir a la muerte.

La cadena de transmisión de la enfermedad comienza con los porcinos. Según un informe de la cartera sanitaria, “el problema es la alimentación con la carne de cerdos domésticos que no pasaron por una buena inspección veterinaria. Entonces, el cerdo parasitado ya en forma de alimentos crudos, como chorizos, por ejemplo, es lo que el hombre consume; y al no tener tratamiento, ingiere el parásito y se infecta”.

Una vez en el intestino, las larvas alcanzan el estado adulto, copulan y las hembras comienzan la puesta de larvas. Estas penetran en el torrente sanguíneo y se diseminan por todos los órganos y tejidos. Se localizan finalmente en músculos del diafragma, de la masticación; de la lengua, la región lumbar, los intercostales, los párpados y los del ojo.

Como todos los años, en esta época, el Ministerio de Asuntos Agrarios refuerza los controles y las medidas de prevención para evitar la producción clandestina de alimentos y su consumo.

Es por ello que el MAA recomienda tener en cuentas las siguientes indicaciones tanto para el criador de cerdos como para el consumidor.

Para el consumidor:

Hacer analizar siempre cada cerdo faenado; se debe remitir al laboratorio para el análisis la parte carnosa de la entraña en buen estado de conservación.

Cuando se consume carne fresca de cerdo se debe cocinar hasta que desaparezca el color rosado en su parte interior (más de 65ºC).

Los chacinados caseros no deben consumirse a menos que se tenga certeza de que el cerdo fue analizado.

Adquirir en el comercio subproductos de carne de cerdo amparados por un rótulo o etiqueta de fabricación.

Fuente: Ministerio de Asuntos Agrarios Provincia de Buenos Aires

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *