El lugar donde tuvieron «cautiva» la joven tenía paredes de chapa, techo de lona y piso de tierra

A la policía le costó encontrar el lugar en la madrugada del viernes cuando se llevaron a cabo los allanamientos.  La precaria edificación donde la mujer de 21 años junto a su hijo había permanecido los últimos 8 meses, se hallaba en la parte trasera de la propiedad, dentro de un criadero de chanchos.

Tenía piso de tierra en sus laterales tenía paredes de chapas y el techo es de lona. Había una ventana de madera la que no se podía abrir porque estaba trabada con clavos. En tanto que según se pudo constatar el ingreso estaba cerrado con una cadena y un candado.

Allí las víctimas del hecho dormían en un colchón en el piso y recibían la comida comida por debajo de la puerta. Las únicas salidas eran para visitar a su pareja en el Penal de San Nicolás, obviamente era acompañada y vigilada por sus suegros, y allí realizaba la «visita higiénica» dónde habría quedado embarazada nuevamente.

Los menores aseguraron que no hubo violencia

Por otro lado, los menores y la joven de 18 que también se hallaban en el lugar el día del procedimiento realizado por la policía, fueron puestos al resguardo. “Cuatro profesionales del servicio, trabajadores sociales y psicólogos para poder entrevistar en forma separada a uno por uno. No manifiestan ser víctimas de violencia por parte de sus abuelos”, explicó la Secretaria de Desarrollo Humano Karina Chiarella a través de la Radio 92.3.

“El médico de policía no constató ningún tipo de lesión, ni señales de abuso, para con la persona denunciante y en relación a los niños”, aseveró la funcionaria.

En tanto que “fueron reubicados con familiares que no son estos abuelos de Pueblo Doyle. En el caso de la persona denunciante todavía sigue estando en resguardo por su seguridad con su hijo”. “Va recibir el acompañamiento psicológico de los profesionales de la UCEF”, explicó.

Asimismo relató: “Pero si había una situación sanitaria, que indicaría negligencia por parte parte de estos abuelos. Falta de higiene y otras cuestiones que tienen que ver con eso”.

“Es una familia conocida y que ha tenido muchas intervenciones por parte del Servicio Local desde hace muchos años y particularmente el miércoles había estado una trabajadora social en el domicilio de esta familia porque habían manifestado una necesidad en el tema de alimentos”, agregó.

La denunciada, la familia Bianchi, tiene antecedentes delictivos importantes. Como ya lo mencionamos, la pareja de la joven cautiva se encuentra preso en el penal de San Nicolás por abusar de su hija menor de edad. Pero la cuestión no queda allí, otro de los hijos falleció hace tiempo luego de un enfrentamiento armado con la policía tras cometer un robo en dicho paraje donde residía. Y el padre de ambos tiene arresto domiciliario por asesinar de un disparo a una persona años atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *