Dos nuevos registros fotográficos para el “Banco de Imágenes de las Aves de San Pedro”

vuelta de obligadoNuevos relevamientos fotográficos efectuados por integrantes del Grupo Conservacionista han sumado dos géneros de la avifauna local al Banco de Imágenes de las Aves de San Pedro impulsado desde el Centro de Interpretación de Flora y Fauna, ubicado en el Parque Histórico Natural de Vuelta de Obligado.

A las decenas de imágenes captadas por el Sr. Julio Simonini, miembro del grupo y fotógrafo aficionado, se suman nuevas especies retratadas por el joven Germán Tettamanti, también del GCF.

Alilicucu Común (Otus choliba)

 

Alilicucu Común - Otus cholibaEsta lechuza de porte pequeño alcanza unos 24 centímetros, siendo las hembras algo más grande que los machos. Se la suele observar inmóvil en las arboledas a esperas del momento apropiado para abalanzarse sobre alguna presa.

Habita, principalmente, en montes, bosques, arboledas o parques urbanos arbolados. Su distribución comprende desde Costa Rica hasta el centro de nuestro país.

En la provincia de Buenos Aires habita y nidifica en el sector nordeste de su territorio.

Su rostro es de color gris, al igual que su garganta y parte de su pecho, atravesado por rayas oscuras que forman un diseño de “crucecitas” en su plumaje. Alas y colas de color pardo con línea blanca en los flancos del dorso. Posee el iris de sus ojos amarillo y notables plumas en su cabeza en forma de “orejas”.

La foto de este informe fue tomada en la zona rural, en cercanías de la “curva de la muerte”, a metros de ruta 191 en el interior de un galpón que utilizaba como refugio.

Lechuza de Campanario (Tyto Alba)

 

Lechuza de Campanario - Tyto AlbaEsta ave, perteneciente a la familia Tytonidae, no supera los 36 centímetros de longitud. De hábitos nocturnos, es frecuente observarla tanto en ambientes rurales como en zonas urbanas anidando, incluso, en edificios abandonados. Precisamente, su eficiencia para adaptarse a distintos ámbitos la ha llevado a tener presencia en todos los continentes. Vive en todo el territorio de nuestro país.

Se alimenta, principalmente, de pequeños roedores pero complementa su dieta con ciertas aves de reducido tamaño e insectos. También puede atrapar diminutos anfibios y reptiles. Son valiosas controladoras de roedores ya que, en estado adulto, consumen un promedio de tres ratones al día.

Debido a que regurgitan los huesos de las presas que consumen, sus egagrópilas (vómitos de pelos y huesos) informan a los biólogos sobre las diferentes especies de roedores que habitan la zona donde se habiten estas lechuzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *