Docentes reclaman un nuevo aumento salarial

En lo que constituye una postal clásica de todos los años, los gremios docentes del interior ya reavivaron las amenazas de no volver a clase tras el receso invernal -en algunos casos, incluso ya hay anuncios de huelga- si los gobernadores no les conceden nuevas recomposiciones salariales.

Aunque con matices según el distrito, los maestros ya recibieron una suba salarial -en dos cuotas- que fue acordada a principios de año de la mano de las paritarias nacionales selladas en Buenos Aires con el ministro de Educación, Alberto Sileoni.

Sin embargo, los dirigentes ahora apelan al impacto de la escalada de los precios en los sueldos para exigir la reapertura de las negociaciones por salarios.

Por caso, en territorio bonaerense, la Unión de Docentes de Buenos Aires (UDOCBA), que no integra el mayoritario Frente Gremial, convocó ayer a una huelga de 48 horas para el 2 y el 3 de agosto próximos, precisamente en el retorno a las aulas tras el receso invernal, que se extenderá entre el 19 y el 30 de julio. El primero de esos días habrá además una asamblea con clase pública en el Puente Pueyrredón.

El sindicato -que exige la reapertura de las paritarias para lograr un ingreso mínimo básico de 2.400 pesos- también llamó a una movilización para el próximo 14 de julio a la porteña Casa de la Provincia de Buenos Aires.

Imposibilidad

Pero el director general de Educación bonaerense, Mario Oporto, volvió a descartar ayer la posibilidad de que el Gobierno del justicialista Daniel Scioli acceda a activar nuevas negociaciones de sueldos y recordó que con los recibos de agosto los maestros recibirán la segunda cuota del incremento consensuado a comienzos de año.

«A partir del 1 de julio hay un nuevo aumento salarial que ya había sido acordado en la última paritaria», refrescó Oporto, además de resaltar que el incremento «luego se verá reforzado con sumas que van a pasar al básico en setiembre y en diciembre, que mejorarán el salario de cargos salvo en el nivel inicial».

En sintonía, en Entre Ríos, la Asociación Gremial de Magisterio de Entre Ríos (AGMER) analizaba ayer en la localidad de Villaguay la posibilidad de disparar «un plan de lucha contundente» en pos de reclamos salariales al Gobierno del justicialista Sergio Urribarri, que comenzaría a aplicarse luego de las vacaciones de invierno.

En Corrientes, por su parte, los gremios pararon el pasado viernes por sexta vez en el año y advirtieron que si no son convocados por el Gobierno del radical Ricardo Colombi no volverán a clases tras el período vacacional.

Mientras tanto, la grilla de medidas de fuerza en la previa a las vacaciones escolares -que ya arrancaron ayer en Santa Fe y en Córdoba- se mantiene, y la falta de respuestas de los gobiernos locales augura una continuidad tras el receso invernal.

Por caso, en Catamarca, docentes nucleados en ATECA iniciarán hoy una huelga de 48 horas por mejoras salariales, mientras en Neuquén marcharán a la Legislatura para rechazar el dictado de la emergencia educativa que, según dijeron, permitirá el «manejo discrecional de 50 millones de pesos al Gobierno provincial».

En paralelo, en el Chaco, los gremios de maestros más combativos dispararon ayer un paro de 48 horas, aunque el Gobierno del peronista Jorge Capitanich dijo que más del 85% de los maestros fue a clase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *