Desde la profundidad que cavó el modelo…

Sociedad-RuralLa sociedad rural de San Pedro ha elaborado una columna de opinión que transcribimos a continuación: «Entre ositos de peluche y salidas por la ventana, nuevamente los argentinos en general y los productores en particular debemos convocarnos a estar atentos y movilizados para que no se oculte con el relato todo lo que se ha ido degradando en los últimos años. Hay cambio de figuritas, hay nuevos guiños y por enésima vez un anticipo (hasta ahora no concretado) de un mayor diálogo con el sector. Pero…cuando alguna de las nuevas señales nos invita a confiar en que un cambio positivo puede ser posible aparece repetida la frase de «profundizar el modelo» y la desesperación nos invade.
¿Cuál es el modelo que quieren profundizar? Hay datos incontrastables de lo que ha venido sucediendo en todos estos años. Son números que cuentan cabezas, vientres, quintales, montes, etc. No son metáforas ni consignas para que los chicos aplaudan. Son realidades.

Desparecieron 10 millones de cabezas, cerraron 120 frigoríficos, se perdieron la mayoría de los mercados en los que históricamente Argentina colocaba su producto a valores excelentes. Se cayeron cientos de productores, miles de personas perdieron su trabajo y la tendencia es negativa. En nuestra región se desmontó a mansalva y se han perdido millones de pesos en jornales, sin que una sola de todas las intenciones anunciadas para proteger a los productores frutícolas, se concretara.

Nuestros políticos cercanos y los lejanos mucho más, siguen siendo paladines de la mentira, tapizando con discursos de intenciones, la incapacidad para llevar adelante al menos un par de acciones que evidencien conocimiento y pericia para resolver los problemas.

Siguen los datos. Con el trigo perdimos los mercados históricos, el precio del pan aumenta y aumentará, mientras el productor dejó de sembrar por la inviabilidad de su negocio. El modelo se profundiza con el ancho espacio que existe entre el dinero que le llega a un productor de lechuga, zapallitos o tomates y lo que se cobra en una verdulería o un supermercado.

La «oligarquía opresora» que produce lo que llega a la mesa de los argentinos está esperando que en su regreso, la Sra. Presidenta deje de hablar de batallas históricas y de lejanas historias políticas, para conectarse con lo que todos los días enfrenta la inmensa mayoría de la sociedad. Casi todas las economías regionales están castigadas y los nuevos funcionarios anticipan que no habrá cambios drásticos. ¡No avisen, porque es peor!. La dureza de las medidas del desquiciado Secretario de Comercio ha sido premiada con una posición en el exterior que nos ayudará a exportar exabruptos. Queremos creer, deseamos que nos sorprendan con buenas noticias, pero los gladiadores del mamarracho parecen tener otros objetivos. No nos queda otra que seguir trabajando. Es lo que siempre hicimos. Esperamos que las generaciones que harán falta para recomponer tantos desatinos puedan comenzar a transitar el camino de regreso, cuanto antes. Como siempre, sin abandonar los principios democráticos y el respeto por el disenso, se trata de estar atentos y de hacerles saber a los seres superiores que nos gobiernan, que ahí afuera de la burbuja, somos varios los millones que necesitamos que «el modelo», comience a tenernos en cuenta».

Un comentario en «Desde la profundidad que cavó el modelo…»

  • el 26 noviembre 2013 a las 20:33
    Enlace permanente

    Sr de la SRA porque no dice la verdad y que la soja transgénica y no Cristina hizo desaparecer el ganado y el trigo. Por que no dice la verdad Uds. que saben cuanto cobró Cobos para decir no positivo en el 2008 y seguir con el carnaval sojero. Eso Uds. lo saben bien. Y eso taparlo los convierte en delincuentes cipayos que atentan contra su pais y quieren condenarnos al hambre como lo hicieron siempre cuando gobernaron- 55/73 76/2003 este modelo debe PROFUNDIZARCE lo mas rápido posible y el productor normal, de cabeza sana np ese que quiere mas y mas hectareas para regodearse delante de sus pares en las faraonicas fiestas que dan. Son de corazón muy pobre y Dios le castigaraá uno p or uno,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *