Cuatro nombre para calles: “Pedro Suñer”, “Héctor Negro Giménez”, “Eduardo Roberto Pototo Iturbe” y “Intendente Juan José Sánchez”

La ordenanza, promovida por el concejal del Bloque Frente Renovador, José Luis Tirelli fue aprobada en la última sesión del HCD. En total son cuatro las arterias que ahora tienen nombre: A la calle Nº 56 se le ha puesto el nombre de “Pedro Suñer”, a la 60 el de “Héctor “negro” Giménez” a la calle N° 60, en tanto que la Nº 62 ahora lleva el nombre de  “Eduardo Roberto “pototo” Iturbe” a la calle N° 62 y la Nº 64 “Intendente Juan José Sánchez”.

El edil, consideró que “la carencia de nombres dificulta la ubicación de domicilios” sobre todo en “asuntos de urgencia tales como la llegada de ambulancias, fuerzas de seguridad, remises y taxis, o envio de mercaderias y cartas”, además que se la iniciativa se debió a “un reclamo propio de los vecinos del lugar”.

En tanto que mediante el proyecto, expresó “que las figuras propuestas para el nombramiento son ampliamente reconocidas en nuestra ciudad y han quedado en la memoria colectiva de nuestra comunidad”.

“En el caso de Pedro Suñer fue una personalidad admirada y valorada nacida el día 7 de octubre de 1912 en el seno de una familia mallorquina. El señor Pedro Suñer fundó en la ciudad de San Pedro la Asociación Cultural que organiza el Primer Salón Nacional de Pintura y Escultura que se realiza en el interior como también funda en 1973 la Galería de Arte Biguá por donde desfilaron las más prestigiosas figuras de la plástica nacional.

Que desde el año 1947 ejerció la enseñanza de dibujo en colegios nacionales secundarios y tres años después obtiene el premio al concurso para el monumento al General San Martín a emplazarse en Pergamino.

José Luis Tirelli

En cuanto “Héctor “negro” Giménez fue un reconocido deportista del Club Náutico San Pedro a quien varias generaciones recuerdan por su destacada participación en natación alternada con otras disciplinas como el remo pero siempre el agua fue un espacio que lo distinguió y caracterizó. Que sus antecedentes deportivos se remontan a las décadas de los año 30 y 40 con grandes hazañas y marcando un camino que luego siguieron otros representantes sampedrinos.

Que su origen humilde y su oficio de canillita le sumaron a su personaje todos los condimentos para convertirlo en una leyenda que forma parte de la historia sampedrina.

Que un monumento en la entrada al Club Náutico lo recuerda en lo que fue hasta sus últimos días su oficio: distribuir diarios por la ciudad en su bicicleta y con una personalidad única. El negro Giménez es indudablemente una personalidad sampedrina por excelencia arraigada especialmente a la historia del Club Náutico San Pedro”.

También está el caso de Eduardo “pototo” Iturbe que “marcó de forma imborrable la infancia de todos los niños de la ciudad con su entrañable carro de helados, con su clásica pintura blanca y celeste y la inconfundible bocina que fueron sello característico de la historia local”.

También se reconoció “la figura del ex intendente Juan José Sánchez que además de desempeñar el máximo cargo ejecutivo de San Pedro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *