Cristina Fernández hace un llamado para terminar con el trabajo esclavista en el sector rural

La presidenta argentina, Cristina Fernández, hizo hoy un llamamiento para terminar con el trabajo esclavo en el sector agrario, después de que en los últimos días cerca de 200 trabajadores fueran descubiertos en la provincia de Buenos Aires en condiciones ilegales y de esclavitud.

«Todos, dirigentes sindicales, patronales y el Estado, tenemos que contribuir para que estos casos sean extirpados», señaló la mandataria en un acto en el que anunció una línea de créditos de 840 millones de pesos (210 millones de dólares) para productores trigueros.

En este sentido, pidió que en la reunión prevista para este miércoles entre el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y los representantes de las principales patronales agrarias del país, sea abordado este tema, para lo que participará del encuentro el titular de la cartera de Trabajo, Carlos Tomada.

Fernández instó a los dirigentes agrarios y a los sindicatos del sector a que «tomen cartas en el asunto», para que estas situaciones laborales, que a su juicio son «del siglo diecisiete», sean eliminadas.

En las últimas dos semanas, cerca de 200 trabajadores rurales, muchos de ellos menores de edad, oriundos de empobrecidas provincias del norte del país, fueron descubiertos en varias estancias de los municipios bonaerenses de Ramallo y San Pedro en «condiciones infrahumanas», según señalaron fuentes judiciales.

Las portavoces afirmaron que estas personas, muchas de ellas trabajadores en la cosecha del maíz, no cuentan con baño, agua corriente, ni condiciones mínimas de higiene, salud y seguridad para realizar sus tareas.

«Esto no significa que todos aquellos que tienen actividad rural exploten a la gente. Estamos hablando de casos puntuales y de la necesidad de que esto sea abordado con las cámaras patronales», afirmó hoy Fernández.

Este tema ha desatado un nuevo enfrentamiento entre el Gobierno y las patronales agrarias, que denuncian que el Ejecutivo ha atacado a todo el sector por unos casos que a su juicio comprenden «un amplio universo de actividades incluidas en el sector agroindustrial».

«No se comprende esa hostilidad hacia el sector agropecuario, que a través de sus diferentes actividades impulsa el desarrollo, genera empleo genuino y fomenta el arraigo en todos los pueblos del interior del país», señaló la Sociedad Rural Argentina en un comunicado.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, aseguró este lunes que «ningún sector productivo es perseguido», sino que «la lucha fue, es y será contra aquellos que fomentan y apañan la precarización de los trabajadores para maximizar ganancias en cualquier sector de la producción».

FUENTE: Agencia EFE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *